De la misma manera que la NES marcó a toda una generación de personas que sobrepasan los 40, la SNES y Megadrive a los que estamos en los 30, PlayStation (y PlayStation 2) también marcó a varias generaciones de jugadores.

El anuncio de la PlayStation Classic a finales de verano, después de la decepción de la Neo-geo Mini, suponía un nuevo espaldarazo a esta moda de las ediciones clásicas o mini.

Ya, desde un primer momento, se generaron dudas, sobretodo porque las expectativas eran muy grandes y los rumores eran un poco extraños, como la no inclusión de los controladores Dual Shock, que limitaban el catálogo que se podría anunciar.

Hay videojuegos clásicos que marcaron a la primera PlayStation: Final Fantasy VII, Metal Gear Solid, Crash Bandicot.. y otros que supusieron su debut por todo lo alto: Tekken, Destruction Derby, Wipeout..

Algunos de ellos han sido incluidos en el anuncio oficial que se hizo público ayer, con la lista definitiva de títulos para la versión europea. La lista completa es ésta:

  • Battle Arena Toshinden
  • Cool Boarders 2
  • Destruction Derby
  • Final Fantasy VIII
  • Grand Theft Auto
  • Intelligent Qube
  • Jumping Flash
  • Metal gear Solid
  • Mr Driller
  • Oddworld: Abe’s Oddysey
  • Revelations: Persona
  • Rayman
  • Resident Evil Director’s Cut
  • Ridge Racer Type 4
  • Super Puzzle Fighter II Turbo
  • Syphon Filter
  • Tekken 3
  • Tom Clancy’s Rainow Six
  • Twisted Metal
  • Wild Arms

Como ya he comentado, incluye clásicos que marcaron la historia de los videojuegos y que hicieron que PlayStation esté donde está a día de hoy, pero las ausencias son notables y algunas inexplicables, pues las licencias son de la propia Sony: Wipeout, Gran Turismo, Crash Bandicoot, MediEvil..

Algunas se pueden entender porque Sony los ha remasterizado y lanzado para sus sistemas más actuales, pero realmente dejan a esta PlayStation Classic un poco huérfana de alguno de sus títulos más emblemáticos.

Seguramente, el catálogo quede en segundo plano si se puede personalizar como las consolas clásicas de Nintendo y alguien conseguirá conectar unos controladores Dual Shock haciendo funcionar los títulos compatibles, pero sienta bastante mal que Sony actúe así con algo que sus primeros jugadores llevaban esperando.

Aún así seguro que será el regalo de moda estas Navidades y quien sabe si no habrá una segunda versión con los Dual Shock, aunque eso suponga aumentar su precio (recordar que es de 99 euros)

Por supuesto, también da miedo pensar que puede llegar a pasar con Sega y su anunciada Megadrive, que encima ha sufrido un retraso hasta el año que viene, viendo como iban las cosas.

Parece ser que el movimiento iniciado por Nintendo se ha quedado en un carro al que se han subido las compañías  y que va a acabar como algo anecdótico: intentan vender algo que puede conseguirse (a nivel hardware) por menos de 20 euros a precio de adulto, es decir, inflado.