Captain Fantastic es la última película que he podido ver esta semana. Esta dirigida por Matt Ross y protagonizada por Viggo Mortensen, además de 6 niños y jóvenes actores que dan vida a los hijos de éste.

La historia de Captain Fantastic es bastante original, una familia ha decidido vivir siguiendo unos valores y un modo de vida totalmente opuesto al estilo de vida americano. Con lo cual, la educación de sus hijos se basa en el pensamiento crítico, la supervivencia, la autosuficiencia y el respeto por la Naturaleza.

El mundo de Ben Cash se viene abajo cuando su mujer fallece (ya pendía de un hilo, dado que ella estaba ingresada en un psiquiátrico) suicidándose. Entonces la familia de ésta, decide enterrarla siguiendo el estilo tradicional.

Es entonces cuando Ben decide emprender un viaje con todos sus hijos para evitarlo y cumplir con la última voluntad de la que fuera su esposa.

A lo largo de toda la película se suceden algunas escenas cómicas y muchos choques culturales con lo que viene siendo la cultura occidental tradicional. Captain Fantastic no deja de ser una película entretenida y divertida, aunque a veces, con tal de parodiar o criticar las tradiciones, resulta demasiado exagerada.