Conforme pasa el tiempo está más lejano el viaje a Praga y al final me olvidaré de todo lo que vi allí sin haber pasado por la libretita de los recuerdos que supone una entrada en el blog.

Resumiendo, tras visitar el monte del Petrin, nos dirigimos al castillo de Praga, un complejo que tiene varias dependencias dignas de mención. Para empezar en su interior se encuentra la espectacular catedral de San Vito, me encantó el estilo arquitectónico de los edificios religiosos. La mayoría de catedrales e iglesias importantes tienen un estilo gótico bastante sobrecargado que las hace extremadamente espectaculares.

castillo-praga-1

castillo-praga-2

Esta catedral fue terminada durante los siglos XIX y XX.

En uno de los lados de la catedral se puede encontrar un callejón con varias casas, muy tradicionales, que albergan tiendas artesanales.

castillo-praga-3

En la plaza posterior se pueden encontrar varios palacetes con diversos detalles arquitectónicos (justo el momento en el que se acabaron las pilas de mi máquina)

castillo-praga-4

El otro lateral de la catedral alberga un palacio, que a juzgar por las banderas presentes debía albergar actualmente algún órgano de gobierno checo.

castillo-praga-5

Subiendo a la parte superior del castillo de Praga encontramos un nuevo palacio, este al estar vigilado por la guardia, imagino que debe ser la sede del gobierno del país.

El complejo es bastante grande y aunque se puede visitar en una hora más o menos, tiene lugares en los que pararse y sencillamente ver pasar el tiempo.

Por la época del año en la que lo visitamos, las obras, reformas y acondicionamientos eran continuos, pero realmente no suponían molestía alguna al visitante.