Hacía ya muchos años que no me planteaba unos propósitos para el siguiente año, al menos desde 2.012.

Aunque siempre incluía algunas cosas en el resumen anual.

También es cierto que al final no acabo cumpliendo muchas cosas, pero bueno, es importante tener una lista de aquellas cosas que te pueden importar.

Sinceramente, tampoco quiero abarcar cosas que no pueda llegar a asumir pero sí que me gustaría cumplir al menos con estos propósitos:

  • Seguir disfrutando de mi hijo, mi familia, mis amigos y las personas que me quieren. Las personas con las que nos cruzamos en nuestras vidas siempre son lo más importante de ésta.
  • Continuar con esa transformación que empecé en 2.017: cuerpo, alma y mente.
  • Celebrar por todo lo alto mi 40 cumpleaños y visitar de una vez por todas Japón.
  • Crecer a nivel laboral, desde que he vuelto a España todo han sido altibajos en este aspecto y, sinceramente, soy bastante auto exigente con ésto y no estoy satisfecho al 100%.

Algunos de los puntos son bastante difusos y tienen variantes infinitas, pero bueno, los grandes objetivos se consiguen alcanzando metas más pequeñas en el día a día.