Con esta entrada concluiré el resumen de la visita a Barcelona del pasado fin de semana. Como ya comenté, el principal objetivo de ésta era realizar el examen de japonés, conocido como Nōken. Para ello nos trasladamos al campus de Bellaterra de la Universidad Autonoma de Barcelona.

Pudimos comprobar la diferencia de funcionamiento entre los servicios de transporte catalanes y los valencianos (y encima se quejan) En poco más de 30 minutos nos habiamos trasladado a más de 20 km. del centro de la ciudad. La verdad es que el campus es un poco siniestro, sobretodo en fin de semana, cuando no hay nadie por allí.

bellaterra-1

Pero lo peor de todo son las grandes distancias y el echo de estar en obras (al menos aparentemente)

Trasladarnos de la estación del tren al hotel nos costó 40 minutos, porque no había ningún tipo de indicación y el posterior paseito hasta el lugar del examen se fue a los 20 minutos.

En general me parecio un lugar bastante descuidado, la facultad donde celebramos el examen tenía pocos servicios para tanta gente, aunque se agradece el esfuerzo de los organizadores.

bellaterra-2

Otra cosa que me choco bastante era el gran número de convocatorias y huelgas que se realizan en esas facultades (en el campus en general)

Por último, el examen, no estoy muy seguro de haber aprobado, a pesar de tener que admitir que el examen era muy fácil, no había nada que no supiera. De hecho la primera parte, la de vocabulario la tenía más que controlada, pero al ir a pasar las respuestas a la hoja de respuestas, no me dió tiempo y me recogieron el examen cuando aún tenía que marcar 9 preguntas (de 36) En la parte oral me despiste en dos preguntas de la segunda parte por una duda prevía y finalmente en la última parte, únicamente la falta de tiempo hizó que marcara, sin tan siquiera leerla, la última pregunta de todas.

En marzo saldrán los resultados, pero la sensación ha sido bastante extraña.