Este fin de semana he podido visitar la ciudad de Cádiz, conocida como la tacita de plata. La verdad es que la ciudad me ha sorprendido gratamente, dado que no esperaba mucho de ella y ha resultado ser una ciudad muy acogedora, humilde y entretenida.

Partiendo que hay que acostumbrarse al ritmo de vida gaditano, no esperes ver a mucha gente por la calle antes de las ocho de la tarde, por lo demás resulta una visita obligatoria si se está de paso o visitando Andalucía.

Repasando su historia, Cádiz es la ciudad más antigua de España, fundada por los fenicios como Gadir, aún se pueden visitar algunos yacimientos con restos de esa primera etapa de la ciudad.

Los romanos se asentaron posteriormente en la ciudad y uno de los restos más importantes es su teatro romano, situado al lado de la catedral vieja.

Además de los restos de la edad antigua también podemos encontrar fortificaciones, baluartes y pórticos, tanto de la época medieval como de los siglos XVII y XVIII.

Cádiz siempre fue un puerto importante, vinculado al tráfico de mercancias con América del Sur. De hecho alguno de sus edificios tienen estilo colonial y las fortalezas que circundan todo su perímetro la defendieron de ataques tanto ingleses como holandeses.

Además, en 1812 y durante la invasión francesa de España, en Cádiz se aprobó la primera constitución del país, la Constitución de 1812, con representantes de toda España y América del Sur. Sus ideas liberales fueron el germen de la independencia de los países al otro lado del Atlántico.

Volviendo al día de hoy, se puede disfrutar de la ciudad siguiendo cuatro rutas.

La ruta del recinto medieval y la puerta de tierra

Esta ruta recorre todo el perímetro del centro de la ciudad, desde la Plaza de la Constitución, donde se encuentra la Puerta de la Tierra y el Museo del Títere.

Nada más entrar al centro, se encuentra el Barrio de Santa María, dejando a un lado la estación de tren y autobuses. Después se llega al Barrio del Pópulo, el barrio central de la ciudad, donde se encuentra el Palacio de Congresos y el Ayuntamiento. El Paseo de Canalejas separa la ciudad de la zona portuaria.

En el Barrio del Pópulo encontramos además distintas puertas y arcos que son restos de las distintas murallas de la ciudad, además de varias casas y edificios peculiares.

Otro de los atractivos de esta zona son los restos del Teatro Romano que incluye un pequeño museo donde se explica la construcción y uso de estos edificios en la época romana.

Justo al lado del Teatro Romano se encuentra la Iglesia de la Santa Cruz que fue en su momento la catedral de la ciudad, aunque la catedral nueva, construida entre los siglos XVIII y XIX se encuentra también en esta zona.

La ruta de los castillos y baluartes

En el Barrio de San Carlos encontramos los primeros restos de murallas, dejando la Bahía de Cádiz a un lado y dando la vuelta hacía el Océano Atlántico por el otro extremo, donde se encuentra la Alameda y el Baluarte de la Candelaria.

Atravesando el Parque Genovés, que es el jardín botánico de la ciudad con algunos árboles bastante peculiares y el Parador Nacional, se llega al Castillo de Santa Catalina, actualmente un espacio donado a la ciudad con exposiciones y unas magnificas vistas tanto a la bahia, al océano y a la famosa Playa de la Caleta.

En la Playa de la Caleta se encuentra el antiguo Balneario de la Palma, en su entorno encontramos también dos árboles gigantes que llegaron a la ciudad a principios del siglo XX. En el otro extremo de la playa, unido por un puente, se encuentra el Castillo de San Sebastián.

Esta ruta puede acabarse paseando por el Campo del Sur, toda la fachada atlántica de la ciudad que acaba en la Casa de Iberoamérica, justo a unos metros de la Puerta de la Tierra.

La ruta de los cargadores de Indias

La ruta de los cargadores de Indias enlaza el puerto con la zona centro de la ciudad. Comienza en el Paseo de Canalejas, recorriendo el Ayuntamiento, la Catedral e internándose en el centro de la ciudad hasta el Mercado Central.

En la zona centro se encuentra la Torre Tavira que es un ejemplo de las torres vigias que se pueden encontrar en Cádiz (más de 100) Tiene un museo dedicado a este tipo de construcciones y una Cámara Oscura, una especie de periscopio gigante que permite ver toda la ciudad. También tiene un mirador al ser uno de los edificos más altos del centro de Cádiz.

Justo detrás de la Torre Tavira se encuentra el Teatro Cómico de Títeres “La Tía Norica” que además contiene un yacimiento arqueológico de la época fenicia. Detrás de este edificio está la fábrica de cervezas artesanales Maier.

Al final de la calle Sacramento, donde se encuentra la Torre Tavira, está el Gran Teatro Falla, centro de la actividad teatral gaditana.

La ruta de la constitución gaditana

La última ruta recorre los lugares clave donde se forjo la Constitución de 1812, recorre las iglesias de San Francisco, la Oratoria de San Felipe Neri (donde se encuentra el Museo de las Cortes de Cádiz), la iglesia de San Antonio, la iglesia de Nuestra Señora del Carmen y tiene su punto final en la Plaza de España.

En la Plaza de España se encuentra el Monumento a las Cortes de Cádiz de 1812 además de varios edificos singulares como la Casa de las Cinco Torres y la Casa de las Cuatro Torres. También está el edificio de la Diputación de Cádiz.