Mareos de un geek

Mens Geek in Corpore Insano

Menú Cerrar

Cubed Rally Redline

El mercado de los videojuegos en iPad / iPhone es sin duda uno de los más variados que existen. Desde adaptaciones de grandes títulos, versiones de los videojuegos más importantes del año, conversiones de clásicos y una multitud de títulos indie, donde se pueden encontrar sorpresas como Cubed Rally Redline.

redline-2

Aprovechando el engine Unity, que está detrás de muchos más títulos de los que parece, Jared Bailey ha creado un sencillo pero adictivo videojuego. Cubed Rally Redline tiene un aspecto retro que recuerda a aquellos Micromachines de Megadrive o Super Nintendo.

Básicamente, se debe recorrer una pista de conducción (que se genera aleatoriamente para cada partida) divida en varios carriles (5) evitando determinados obstáculos y recogiendo varios items que irán apareciendo. Todo ello acompañado por una repetitiva melodia chiptune creada por 8 Bit Weapon.

Entre los obstáculos a evitar hay desde túneles, obras, agujeros, árboles, muros e incluso vacas que no dejan de moverse por en medio de la pista. La lista de items a recoger la componen monedas, para comprar mejores vehículos; una lata de gasolina para rellenar el depósito y de paso pegar un pequeño acelerón; y por último, una D (drift) que pone el coche a hacer derrapes como un loco.

redline-1

Los controles de Cubed Rally Redline son muy sencillos, simplemente hay que pulsar en uno u otro extremo de la pantalla de nuestro dispositivo para cambiar de carril hacia ese lado. También dispone de un freno de emergencia, que permite, durante unos segundos, pensar mejor el siguiente movimiento.

Sin lugar a dudas, Cubed Rally Redline es una buena opción para pasar el rato tanto con el iPhone como con el iPad, ya que dada su sencillez de manejo puede jugarse perfectamente en pantallas grandes o pequeñas.

redline-3

Cubed Rally Redline es gratuito en su modalidad de circuito infinito, si se quiere acceder al modo rally hay que pagar aproximadamente un euro y también se pueden comprar monedas, si no se quiere esperar a recogerlas en las distintas partidas.

En resumen, un sencillo y entretenido arcade, en el cual y según nuestra habilidad, se pueden perder aproximadamente 2-5 minutos por partida. Durante las cuáles aflorarán recuerdos de otros tiempos, sobretodo por toda la ambientación pixelada y la música que lo acompaña.