Dark

Dark ha sido una de las series de cabecera de la plataforma Netflix durante los últimos años.

La producción alemana de ciencia ficción y misterio se erige como un thriller majestuoso que nació a la sombra de Stranger Things.

De hecho, en el 2017, cuando se lanzó, se anunciaba como la versión europea de la (por aquel entonces) original serie americana. Eso sí, un poco más compleja y oscura.

Al final, con el paso de las temporadas Dark ha evolucionado hacia algo más serio y misterioso, un thriller demasiado enrevesado y Stranger Things se ha quedado en una serie para adolescentes.

En todo caso, he de reconocer que Dark es una pedazo de serie, con sus altibajos, pero que merece la pena.

A continuación, y con algunos spoilers, un resumen de las tres temporadas de Dark.

Dale al play y bienvenido al universo de Dark.

Temporada 1

La primera temporada de Dark nos permite introducir a los personajes, que son realmente, muchos.

La historia nos situa en la ciudad alemana de Widen, donde destaca la imponente central nuclear.

Poco a poco vamos conociendo a los protagonistas de la historia: un grupo de adolescentes que son amigos entre ellos, sus padres que también se conocen, etc..

Nada destacable en lo que parece la típica ciudad pequeña donde todo el mundo se conoce de toda la vida.

Esa vida, aparentemente tranquila empieza a enturbiarse con la desaparición de varios niños. Finalmente, vemos la desaparición del más joven del grupo de adolescentes.

Y la historia no quedará en una desaparición normal y corriente, es entonces cuando Dark empieza a girar, como lo hacen las manecillas de un reloj, solo que en este caso hacia adelante y hacia atrás.

En esta primera temporada se introducen los saltos en el tiempo que van a caracterizar a Dark a lo largo de todos sus episodios.

A través de estos saltos, que llevan a los viajeros a épocas distanciadas entre ellas 33 años, iremos conociendo las relaciones entre los familiares del grupo de adolescentes protagonistas.

Durante toda la primera temporada, los viajes son al pasado, partiendo del año 2019, a los años 1987 y 1953, aunque la escena final situará al protagonista en el futuro, en el año 2052.

Temporada 2

La segunda temporada va a dejar claro que los protagonistas de la historia son Jonas y Martha.

De esa relación parte una de las teorías sobre el argumento de Dark: es una simple historia de amor. Aunque parece que los guionistas decidieron complicarla en exceso.

En esta segunda temporada continuan los viajes en el tiempo, introduciendo dos nuevos destinos, el futuro 2053 y el pasado 1921.

En el futuro encontramos un mundo devastado tras la explosión de la central nuclear de Widen y muchos de los protagonistas habrán muerto.

En el pasado, la fundación de una misteriosa comunidad secreta denominada Sic Mundus que intenta redirigir el camino de la historia por sus propios intereses.

En esta temporada también descubrimos que el líder de esa comunidad y aparentemente, el malo de la serie, es el propio protagonista principal que ha adoptado el nombre de Adán.

Para culminar la temporada Dark va a introducir la existencia de un mundo paralelo que confronta al que se nos ha mostrado hasta ahora.

Temporada 3

Afortunadamente, Dark es una serie con un comienzo y un final. Esta tercera temporada cerrará todas las preguntas que tengamos sobre los bucles, lo saltos en el tiempo y la existencia de los dos mundos.

Para empezar, Jonas llegará al universo paralelo donde no existe y donde la protagonista es Martha.

Los paralelismos hacen que Martha viva en la casa de Jonas, use una ropa parecida, etc..

Incluso, en este mundo, existe una comunidad secreta llamada Erit Lux liderada por una Martha envejecida que se hace llamar Eva.

Todo va cuadrando y aunque se introduce un nuevo salto temporal al año 1888 y saltos entre los mundos, la mecánica será la misma.

Es en esta temporada donde se desvela el origen de los dos mundos, la conexión entre ellos y la existencia de un bucle que se repite por el enfrentamiento que hay entre Adán y Eva.

Rompiendo el bucle es como se llegará al mundo origen, aquel  que se dividió en dos que acabarán desapareciendo, como muchos de los protagonistas de la historia de Dark.

Conclusión

Dark me ha encantado como serie, sabe mantener el misterio, con el toque de ciencia ficción que suponen los viajes en el tiempo, la existencia de diversos mundos, etc..

La ambientación de la serie es muy buena, Widen es una decadente ciudad pequeña de la que todos parecen querer huir pero donde están atrapados.

La selección de la música que acompaña las diferentes escenas es sublime, además del tema Goodbye de Apparat que es la cabecera, toda la banda sonora es muy acertada.

La única pega que le pondría a Dark es que en la primera temporada el doblaje dejaba mucho que desear, la segunda me arriesgué a verla en alemán y puedo asegurar que es duro.

La complejidad del argumento hace que sea difícil pasarse el rato leyendo y más cuando no entiendes prácticamente nada.

Por último, la web oficial en Netflix para poder verla y una web donde explican parte de la serie, sin spoilers.

Si quieres recibir mi lista de correo mensual apúntate a través de este enlace, solo tienes que introducir tu dirección de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: