El Reino fue la película más laureada en los pasados Premios Goya del cine español, así que me decidí a visionarla esperando encontrar un thriller decente.

Lamentablemente, si ésto es lo mejor que puede ofrecer el cine español en pleno 2.019, vamos listos.

El Reino está dirigida por Rodrigo Sorogoyen, que cuenta en su bagaje con películas como Madre o Que Dios nos perdone, que protagoniza también Antonio de la Torre.

Al actor malagueño le acompañan Josep María Pou, Bárbara Lennie y Luis Zahera, que obtuvo el Goya a mejor actor de reparto, memorable la escena en el balcón.

El argumento de El Reino gira entorno a la corrupción, tan presente en España y está inspirado, sobretodo, en las tramas del PP tanto en Valencia como en Madrid.

El Reino es una película que va de más a menos, primero recrea de manera magistral la superioridad moral con la que los políticos españoles viven.

Después como se tratan entre ellos, sin escrúpulos ni respeto, olvidando cualquier tipo de empatía o relación previa.

Pero, finalmente, la película se torna demasiado acelerada e incluso fantasiosa, con traiciones, persecuciones, violencia, asesinatos..

No digo que no los haya habido, pero el final real dista de la ficción que puede verse en El Reino y eso tal vez la hace cojear, en el último momento.

Aún así, el papel de Antonio de la Torre es memorable, lo que le valió otro Goya, de los siete que acabó recogiendo la película.

Resumiendo, un thriller bastante previsible, porque trata un tema de actualidad y bastante presente en los medios, que al final se vuelve bastante irrelevante y aburrido.