Mareos de un geek

Mens Geek in Corpore Insano

Menú Cerrar

Estocolmo

estocolmo-1

Se acerca el buen tiempo (no sé donde) y llega la hora de las escapadas de fin de semana, por eso, he estado visitando la capital de Suecia: Estocolmo. Tenía ganas de visitar los países del norte de Europa y bueno, gracias a que tengo un gran número de amigos suecos y que conozco a españoles viviendo allí, la elección fue sencilla.

Es cierto, que uno de los consejos más repetidos a la hora de visitar estos países siempre era: ven a Suecia en verano, no cuando hace frío, el verano es muy corto en esta zona de Europa así que verano significa julio, agosto y septiembre (apurando) No hice caso y me planté allí con el invierno que estamos teniendo, resultado: temperaturas de 3 grados a pesar de hacer incluso sol.

Otro de los puntos negativos es hacerse unas expectativas muy altas de un sitio, la verdad es que las tenía y sigo creyendo que ha sido el tiempo el que las ha empañado, pero sinceramente, Estocolmo tampoco es para tanto y es bastante incómodo moverse entre islas, aunque la red de transporte público es bastante eficaz, sobre todo el metro y el tranvía que son los medios que utilicé para moverme por la ciudad.

Una de las principales ventajas es que prácticamente todo el mundo domina el inglés, con lo cual es bastante sencillo comunicarse con ellos y además, como muchos suecos veranean en España o les encantan sus equipos de fútbol, incluso se lanzan con el español.

La zona central de Estocolmo se corresponde a las islas que componen Gamla StanHelgeandsholmen, Stadsholmen y Riddarholmen), al sur se encuentra Södermalm (donde estaba el hotel en el que me aloje) y al norte de Gamla Stan se puede encontrar Norrmalm que incluye la isla de Skeppsholmen, al noroeste Kungsholmen  y en la zona más oriental Östermalm que también incluye la isla de Djurgården.

Como la estación de autobuses y trenes central de Estocolmo se encuentra en Norrmalm esta fue la primera zona de la ciudad que pude visitar. Se trata de varias calles repletas de tiendas y zonas comerciales, en esta zona destaca la plaza de Sergels Torg, a pesar del frío estaba llena de gente y hay un restaurante llamado Barcelona, donde sirven tapas y comida española. Aunque estuve paseando por toda la calle Drottninggatan, lo único destacado son las tiendas que hay en ella.

Gamla Stan

Al sur de esta calle se encuentra la isla de Helgeandsholmen, ocupada en su totalidad por el parlamento sueco, el conocido como Riksdag. Es una zona muy bonita, repleta de aves acuáticas en los canales que la bordean y que se encuentra justo enfrente del Palacio Real. La isla central de Gamla Stan es Stadsholmen y en ella se encuentran uno de los monumentos más representativos de la ciudad: el Palacio Real.

Siguiendo por el extremo norte de la isla se pasa por el Palacio de la Nobleza (en sueco Riddarshuset) y se cruza a la pequeña isla de Riddarholmen destaca por la iglesia de Riddarholmskyrkan, el lugar donde se entierra a los reyes suecos desde el siglo XVI. La iglesia se encuentra rodeada por numerosos edificios nobles y ofrece unas vistas espectaculares del Ayuntamiento de Estocolmo, que se erige como un gran faro en el extremo occidental de Kungsholmen.

estocolmo-3

Volviendo al centro de Gamla Stan, callejeando, se puede parar en alguna de las múltiples cafeterías que hay en la ciudad, porque si algo abunda en el centro de Estocolmo son las cafeterías donde hacer un alto en el camino y entrar en calor. Siempre con la opción de acompañar el café o té con un buen surtido de pasteles. Las calles del centro de Gamla Stan son bastante acojedoras e invitan a perderse por ellas, aunque no es muy difícil desembocar en la plaza de Stortorget donde se encuentra la bolsa de Suecia y el Museo de los Premios Nobel.

Justo entre el museo y el Palacio Real se encuentra la Catedral de San Nicolás de Estocolmo, que es el edificio eclesiástico más grande Stadsholmen, a pesar que las numerosas iglesias que existen en la isla parecen encajadas en las estrechas callejuelas.

Södermalm

La noche del sábado la dediqué a disfrutar de la gastronomía y el ambiente festivo de la ciudad de Estocolmo visitando toda la zona de la calle Götgatan, en la isla de Södermalm, que se encuentra repleta de pubs y restaurantes donde tomar una cerveza o comer algo. Tal vez sea el momento de apuntar que el alcohol es bastante caro en Suecia, incluso más que en Inglaterra.

La mañana del domingo fue el momento elegido para pasear entre las islas de SkeppsholmenDjurgården, donde pueden encontrarse numerosos museos y parques. Aunque aprovechando que el día era soleado, la primera visita fue el mirador del Gondoleg, al norte de la isla de Södermalm y que ofrece una extensa vista de Gamla Stan y el resto de islas de la zona central de Estocolmo.

Östermalm y la isla de Djurgården

Desde allí a Östermalm, a la plaza de Karlaplan que es el comienzo de la avenida de Narvavägen que baja hasta la isla de Djurgården y donde se encuentra el Museo Nacional de Historia de Suecia. Pero si realmente te gustan los museos, lo mejor es visitar la isla de Djurgården, en ella se encuentran todo tipo de museos: el Museo de los Países Nórdicos, el Museo Vasa (el único que quería visitar y estaba cerrado) o el Museo de Biologia (cuyo edificio es bastante peculiar)

estocolmo-4

Y después tenemos algunos museos más pintorescos como el Museo de Abba o el Museo de la Bebida (alcohólica se entiende) además de un Parque Acuático con atracciones y oceanográfico. Por si todo esto fuera poco, la mayor parte de la isla de Djurgården está ocupada por un gigantesco parque, así que la convierten en la zona ideal de Estocolmo donde pasar una soleada mañana de domingo.

Norrmalm y Skeppsholmen

Antes de ir a visitar la isla de Skeppsholmen hice una parada en la plaza de Kungsträdgårdsgatan, ocupada en su totalidad por el Kungsträdgården, una zona de esparcimiento muy popular entre los ciudadanos de Estocolmo y que durante mi visita acogía una feria de perros y una feria medieval, realmente curiosas. En su extremo más meridional se encuentra la ópera de Estocolmo, además de disponer de unas vistas realmente espectaculares del Palacio Real y una marina muy concurrida con numerosos barcos y edificios.

Aunque realmente, el motivo para parar en esta zona de Norrmalm era su estación del metro. Existen una serie de estaciones de metro en Estocolmo que han sido excavadas en la roca y decoradas como auténticas salas de museos. La luminosidad y el contraste con las pintadas, junto con el relieve de la roca, además de algunos elementos añadidos las convierten en auténticas obras de arte.

estocolmo-2

Volviendo a la superficie llegaba la hora de explorar la isla de Skeppsholmen que se encuentra entre StadsholmenDjurgården, con lo cual, solo las vistas desde sus orillas, ya valen la pena. La isla de Skeppsholmen podría considerarse la isla del arte, en ella se encuentran los museos y escuelas de arte más importantes de Suecia: el Museo Nacional de Arte y Arquitectura, el Museo de Arte Moderno o el Museo Asiático, además de la Escuela Real de Arte.

En el extremo más meridional de Skeppsholmen se encuentra el pequeño islote de Kastellholmen, que como su nombre indica dispone de un pequeño bastión defensivo desde el cual contemplar toda la ribera norte de Södermalm.

La verdad es que ha sido un fin de semana bastante intenso porque la ciudad tiene muchas cosas que ver y aunque el tiempo no ha acompañado, es una ciudad a la que me gustaría volver en verano y poder disfrutarla al máximo. Por ejemplo, la cantidad de bicicletas es absurda, casi todo el mundo la usa y la ciudad, aunque tiene elevaciones, en su zona central invita a pedalear para moverse entre las distintas islas.

Por lo demás, una vez te alejas del centro, la arquitectura es muy funcional, indudablemente no se van a pasar el día en la calle si las temperaturas están bajo cero, así que parece una ciudad creada por los diseñadores de Ikea.

También comentar que el aeropuerto al que vuelan las líneas de bajo coste desde Londres está a más de una hora del centro de la ciudad, de hecho está más cerca de Nyköping. Es el aeropuerto más pequeño y más en medio de la nada que he visitado hasta ahora. Lo bueno es que te permite ver otras partes de Suecia, como por ejemplo la ciudad de Södertälje, donde se encuentra la factoria de camiones y autobuses Scania que es enorme.