Estoicismo

El estoicismo es una corriente filosófica que surgió en la Antigua Grecia y en los últimos tiempos ha vuelto a la palestra.

Se trata de una filosofía eminentemente práctica que, a rasgos generales, propone obtener la felicidad utilizando la razón.

Como ya comenté cuando leí a Séneca, muchos de los principios del estoicismo siguen vigentes a día de hoy.

Así mismo, gran parte de los principios del estoicismo han sido adaptados a lo largo de la Historia por diversas corrientes de pensamiento de la cultura occidental.

También hay culturas de otro tipo, como las orientales que presentan practicas y pensamientos similares.

Por todo ello el estoicismo puede ser muy útil para superar algunas de las vivencias que hacemos frente en la sociedad del siglo XXI.

Historia del estoicismo

Como ya he comentado, el estoicismo surge en el siglo III a.C. en pleno auge de la cultura helenista, cuna del pensamiento occidental.

Es entonces cuando Zenón de Citio llega a Atenas. Se trata de un comerciante que acaba de perderlo todo en un naufragio y se interesa por las enseñanzas filosóficas en la ciudad griega.

En aquel momento, las escuelas filosóficas de Atenas son un hervidero de pensadores y doctrinas diferentes.

Zenón fundara la Stoa, la escuela del estoicismo y serán sus primeros discípulos los encargados de dar continuidad a este nuevo pensamiento.

Es durante los siglos II y I a. C. cuando el estoicismo se difunde masivamente entre las élites romanas, nueva potencia dominante en el Mediterráneo.

De esta época destacan nombres tan conocidos como Catón el Viejo, Escipión el Africano y Catón el Joven.

Lamentablemente, los principios del estoicismo nunca fueron recogidos formalmente en escritos y la existencia de ellos se limita a diarios o correspondencia.

Esos documentos son los que han llegado de la última época del estoicismo, la más conocida y que tuvo influyentes seguidores como Séneca, Epicteto o Marco Aurelio.

Principios del estoicismo

Como ya he comentado, el estoicismo es una filosofía eminentemente práctica.

Se olvida de complejas teorías y se centra en el día a día de las personas, en la búsqueda del equilibrio y la felicidad por medio de la razón y la virtud.

Las virtudes que destaca el estoicismo son la justicia, la templanza, el coraje y la sabiduría.

En todo caso, el estoicismo es bastante espartano, dado que otros de sus principios es el de vivir ajeno a las comodidades materiales.

Eso hace que la definición de libertad del estoico sea el control de sus emociones y deseos.

De ahí  que la actitud estoica sea la de aquellas personas que no sólo no sucumben ante las dificultades sino que las combaten con un estado de ánimo fuerte e impasible, sin manifestar su malestar, dolor o tristeza.

Nunca un estoico se queja de su situación o deja a sus sentimientos superar su razón.

No es por ello de extrañar que sea una forma de pensamiento que hayan seguido esclavos o prisioneros.

Esta forma de pensar ha llegado a hacer que algunos definan al estoico como una persona insensible, sin emociones y  totalmente apática.

El estoico tiene efectivamente emociones, pero las escucha solamente si no pierde su lucidez. Racionaliza sus pasiones.

La relación del estoico con la Naturaleza que lo rodea sigue los mismos principios de equilibrio y razón.

Llegando al punto de que en algunos escritos estoicos se recoge como la dieta influye a la hora de mantener un buen estado de salud.

El estoicismo en el siglo XXI

Como ya he comentado podemos encontrar la huella estoica a lo largo de todo el pensamiento y la cultura occidental.

El Budismo, el Taoísmo e incluso en la practica del yoga encontramos ideas que también recogieron los estoicos en su tiempo.

No es de extrañar que por todo ello, en las ideas estoicas se encuentren soluciones a los problemas de hoy en día.

Las prácticas e ideas del estoicismo aportan soluciones en ámbitos tan variados como el deporte, el trabajo, la tecnología, las relaciones personales…

Dado que el estoico es dueño de sus representaciones, es decir de su visión de las cosas. Ve las cosas como son y está consciente de su temporalidad.

Debido a la alta competitividad y las altas expectativas de la vida actual el estoicismo es un arma para sobreponerse a la incertidumbre, las deudas y la falta de empleo.

Tim Ferriss, escritor del libro The Four Hour Work Week fue de los primeros que empezó a hablar de estoicismo a inicios de esta década.

Para Ferriss, el estoicismo es una de las mejores herramientas para detectar nuestros miedos y planear nuestras acciones.

Esa forma de pensamiento es ideal para la resolución de problemas aplicando las cuatro virtudes del estoicismo.

1. Sabiduría

Esta virtud apela al conocimiento práctico. A la habilidad para navegar por un problema utilizando una forma lógica y razonada del asunto.

2. Templanza

Moderación y autocontrol. Dos estrategias básicas del pensamiento estoico. Usar el autocontrol como una forma de asumir el problema de la manera más tranquila posible y la moderación para actuar en consecuencia.

3. Justicia

Usar el juicio sobre uno mismo y lo demás de forma justa. Esto a pesar de que otros nos hayan dañado o atacado personalmente. Es el actuar con rectitud.

4. Coraje

La capacidad para actuar valiente en cualquier circunstancia. No solo en situaciones extremas pero también en situaciones cotidianas.

Estas virtudes nos llevan a afrontar los problemas sin incertidumbre, evitando emociones como la ansiedad y el miedo.

Otro de los puntos importantes del estoicismo es como alcanzar la felicidad en la vida.

Aceptando nuestra vida tal y como es obtendremos la felicidad, que es un estado mental, controlando nuestras acciones y emociones.

Eso no quita que no tengamos ambiciones o queramos cambiar, mejorando algunos aspectos.

Una de las prácticas que promueve Séneca es la de salir de la zona de confort, adquiriendo esa experiencia que nos permita afrontar los cambios de manera positiva.

Otros de los puntos importantes que se pueden extraer de los pensamientos estoicos es que debemos ocuparnos de aquellos asuntos que están bajo nuestro control.

Aunque se pueda tachar al estoico de individualista en realidad su búsqueda de la felicidad se basa en el equilibrio con la Naturaleza y el entorno que le rodea.

Por último, el estoico prefiere trabajar en cambios duraderos, aunque los trabaje cada día.

Algunos enlaces interesantes:

Si quieres recibir mi lista de correo mensual apúntate a través de este enlace, solo tienes que introducir tu dirección de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: