Bueno, no luce tanto como el iMac que tenía en Valencia, pero no tiene nada que envidiar.

Las pegatinas quedan perfectas.