Esta semana le toca el turno a un videojuego que me ha sorprendido gratamente. Después de probar varios títulos de estrategia en la PSP había quedado bastante decepcionado, sobretodo si comparamos con los que han salido para las distintas plataformas portátiles de Nintendo.

Military History Commander Europe at War viene amparado por el Canal Historia inglés, aunque tiene algunos fallos geográficos, como situar Belgrado como Danzing, Danzing en medio del mar Báltico y en Yugoslavia Krakovia como capital. Obviando eso y que en la URSS hay una segunda capital situada en la parte oriental y que se llama Permanente, por lo demás Commander Europe at War se comporta bastante bien.

commander-europe-at-war

Estamos ante un título de estrategia por turnos, es decir, debemos realizar nuestros movimientos como en un tablero de ajedrez, atacar o preparar las defensas para esperar las acciones del rival. Además podemos seleccionar unidades en nuestra línea de producción o bien comprar puntos de investigación para mejorar nuestra economía y las unidades ya disponibles (en un árbol tecnológico de 25 elementos)

Los puntos económicos que obtendremos en cada turno vienen determinados por las ciudades de las que disponemos, los recursos (minas y pozos petrolíferos)  y la potencia de nuestra industria.

El juego se puede desarrollar desde la invasión de Polonia hasta 1945 o bien elegir varios momentos intermedios de la contienda, como la batalla de Stalingrado o la operación Overlord (Día D) en todo caso la acción finaliza en 1945, resultando ganador si has tomado las capitales de los países enemigos y conseguido que se rindan. Eso en el caso de jugar con los aliados, porque como ya he dicho, si te enfrentas a la URSS e Inglaterra, tomar Moscú y Londres no te garantiza que se rindan. El mapa cubre toda Europa, el norte de África y Oriente Próximo, también aparece la costa este norteamericana.

commander_europe_at_war_psp_01

La dificultad de Commander Europe at War tiene bastantes puntos en común con al realidad histórica que se vivió durante la contienda.

Si eliges el eje, comienzas la partida con Alemania, la rápida intervención en Polonia, Dinamarca, Holanda, Bélgica y Francia, reforzará tus líneas de producción y a su vez te traerá como aliados a Italia, Bulgaria, Rumanía y Hungría. Hay dos maneras de entrar en guerra con la URSS (por mucho que nos venda el cine, la URSS fue la verdadera balanza de la guerra en Europa por su potencial y sacrificio) o bien esperamos que ataque Finlandia (cuando un país de un bloque, aliados o eje, ataca a otro neutral, automáticamente pasa a formar parte del bloque contrario) o directamente atacamos con todo y por todos los frentes. Recomiendo esta última opción, dejando aisladas las guarniciones de las ciudades, de manera que será más sencillo derrotarlas después. La clave es no tener fijación por Leningrado y Stalingrado como si la tuvieron las tropas alemanas e ir directamente a por Moscú, entonces el potencial soviético se habrá debilitado y únicamente tendremos que derrotar las guarniciones de las ciudades que queden. Una vez derrotada la URSS, el potencial del que dispondremos nos permitirá construir una flota naval invencible con la que derrotar a Inglaterra y EEUU.

Con los aliados, la clave es sobrevivir a los primeros años de guerra, veremos como en Europa nos quedamos solos y únicamente Inglaterra, con escasas fuerzas y niveles de producción bajo mínimos (y constantemente dañados) debe aguantar el envite. Finalmente, las pretensiones soviéticas sobre Finlandia y la intervención de EEUU nos abren las puertas a una victoria total, pues a diferencia de luchar contra los desperdigados aliados, contra Alemania e Italia, únicamente habrá que atacar en un punto: Europa.

Tal vez, otro de los errores de Commander es no poder disponer de los puntos de producción hasta que los países no forman parte de tu bloque. Ésto en el eje no importa, pues únicamente producen Alemania e Italia, Alemania la controlamos desde el principio e Italia tiene una producción muy baja. Con los aliados es distinto y los primeros años vivimos de los convoys que llegan desde la otra parte del Atlántico. Cuando la URSS y EEUU entran en el conflicto hay que destinar todos los puntos a modernizar unidades y producir nuevas, así que el ritmo es mucho más lento.

commander_europe_at_war_psp_02

Entrando de lleno en las unidades disponibles, tenemos un total de 11 tipos: 4 unidades de tierra (infantería y carros de combate), 3 unidades aéreas (bombarderos y cazas) y 4 navales (submarinos, buques de guerra y portaviones) Las unidades terrestres se pueden mover por el mapa según unos puntos de movimiento (mermados por ejemplo en el invierno ruso) o bien transportar por tren a ciudades que ya tengamos bajo nuestro dominio, también pueden embarcarse en barcos siempre que estén cerca de un puerto que pertenezca a nuestro bloque. Además se pueden asignar generales famosos de la contienda, con distintos puntos que refuerzan el ataque o defensa de las unidades, aquí podemos explotar otro fallo de Commander Europe at War, y es que permite comprar el mismo general varias veces, así que lo podremos asignar a varias unidades a la vez.

Military History Commander Europe at War ha sido desarrollado por Slitherine y también tiene una versión para PC. La verdad es que la de PSP explota al máximo todos los controles de la consola y hay que realizar algunas combinaciones de botones para manejar algunas opciones. A pesar de los errores que he comentado, se trata de uno de los mejores títulos de estrategia por turnos para PSP, bastante por encima de EndWar.

Actualizado: Bueno ahora que he finalizado el videojuego con los dos bandos, sólo unos apuntes. La segunda capital británica es Bagdad y antes de iniciar la partida, en las opciones, se puede indicar que ésta no finalice en 1945.