Mareos de un geek

Mens Geek in Corpore Insano

Menú Cerrar

Old Skool (IX): Age of Empires

Año 1.997, la estrategia en tiempo real es una pequeña porción del género estratégico, copado generalmente por adaptaciones de juegos de mesa y donde apenas algunas joyas como Warcraft y Comand & Conquer hacen las delicias de los jugadores.

Los videojuegos pasan por épocas, donde se suelen producir juegos de un determinado género hasta la saciedad. Ese año, en plena época de los juegos en primera persona (desde el lanzamiento de Doom) Age of Empires supondría un espaldarazo para definir el que sería el siguiente género dominante: la estrategia en tiempo real.

Eso supondría la publicación de decenas de títulos similares, cambiando la ambientación, mejorando gráficos, introduciendo algunas mejoras en la jugabilidad, pero al fin y al cabo aprovechando el tirón de los tres grandes del género: las sagas de Blizzard Warcraft y Starcraft, los títulos de la serie Command & Conquer y por supuesto, las producciones de Ensemble Studio que inició Age of Empires.

Pero ese no es el caso de Age of Empires. Supuso la inclusion de muchas novedades: unos detallados gráficos de las unidades, un gran número de unidades y una dificultad más que ajustada. Lo que permitía engancharse al juego en las primeras partidas.

Presentaba los inicios de las civilizaciones, desde la edad de piedra hasta el año 1.000 a.C. Nos situa entre el Nilo y Mesopotamia, con las civilizaciones egipcias, hitita, asiria, sumeria, babilónica y fenicia. Abarca también la zona oriental de Europa con las civilizaciones minoica, griega y persa. Y por supuesto las civilizaciones orientales precursoras de chinos, coreanos y japoneses: los shang, choson y yamato.

Con estas civilizaciones y las cuatro campañas que presenta: una de introdución con los egipcios, el esplendor de Babilonia, la época dorada de Grecia y el nacimiento de Japón, con los yamato.

Al año de su aparición se pone a la venta una ampliación, Rise of Rome, que incluía a las civilizaciones mediterráneas de cartagineses y romanos, los palmiros y los macedonios. Era el momento de sentirse como un centurión romano aplastando con las legiones al resto de civilizaciones.

El juego mejoró gráficamente, se mejoró también la interfaz y se empezaron a añadir unidades especiales según la civilización: como los elefantes con armadura o jinetes a camello.

El juego adquiría así una mayor profundidad estratégica que sería definitivamente explotada por su secuela. Age of Empires II: The Age of Kings, aparecía en octubre de 1.999 y durante años ha sido el referente de los juegos de estrategia basados en la época medieval.

La historia continua tras la caida del Imperio Romano y con un conjunto de civilizaciones europeas y asiáticas: celtas, francos, ingleses, godos, teutones, vikingos, bizantinos, persas, sarracenos, mongoles, chinos y japoneses.

Las he puesto en orden según el estilo de su arquitectura. Comenzabamos a jugar en una época oscura, donde nuestra civilización ha sufrido un fuerte retroceso y prácticamente viven en tiendas de lona. Poco a poco se iba avanzando por edades feudales, de los castillos e imperial.

Se aumenta el número de unidades y se pueden controlar hasta 200 en el combate. Además se da gran importancia al comercio como forma de obtener ingresos: se pueden establecer rutas terrestres y marítimas. La dificultad del juego aumenta y por momentos puede ser acuciante.

El juego dispone de varias campañas: la que enfrento a escoceses (celtas) e ingleses, de la mano de William Wallace (Braveheart); la guerra entre franceses e ingleses (Guerra de los 100 años) con Juana de Arco como protagonista; las conquistas mongolas de Genghis Khan; la resistencia frente a los cruzados de Saladino y la lucha por mantener la unidad del Sacro Imperio Romano Germánico con Federico Barbarroja como protagonista.

Se puede apreciar pues, que se daba importancia a los heroes o lideres de las distintas civilizaciones, a pesar de ser simples unidades con un poco más de poder. El juego tenía además un gran contenido histórico.

Otra de las novedades del juego era que incluía una unidad especial según la civilización que podía ser generada en el castillo. En el castillo se podía construir además el lanzapiedras, una potente arma de asalto a fortalezas y ciudades amuralladas.

Al año siguiente, de nuevo, una expansión para esta segunda parte: The Conquerors. Suponía la entrada en escena de españoles, coreanos, hunos y las civilizaciones americanas de mayas y aztecas. Supuso un parón en la serie que alcanzaba un alto grado de jugabilidad. Se añadieron por supuesto varias campañas nuevas: la campaña de El Cid, de Atila el huno, la resistencia de los aztecas frente a los españoles en México y una serie de batallas sueltas, denominadas Batallas de los conquistadores.

Además de las campañas, AoK dispone de un gran número de posibilidades de partidas individuales o colectivas a través de conexión de red.

En este punto se puede analizar el juego y se puede considerar una obra maestra del género. La sombra de esta segunda parte aún perdura y no se ha visto apagada por la tercera.

En octubre de 2.005 aparece la tercer parte de Age of Empires. Los cambios son sustanciosos, el más evidente, el paso a las tres dimensiones, con una gran calidad en las texturas.

El juego nos situa en el continente americano y muestra el proceso de conquista y colonización que llevaron a cabo las distintas potencias europeas sobre él. Se incluye el concepto de metrópoli que realiza envios para apoyar las acciones de sus colonos en el nuevo mundo.

Las campañas se basan en este caso en el seguimiento de las distintas generaciones de una familia que intenta estar presente en distintos eventos históricos del nuevo continente. Desgraciadamente, las mejoras visuales se han valorado más que la jugabilidad, se han restado modos de juego y la campaña deja bastante que desear.

Recientemente ha aparecido una expansión que permite controlar a los nativos americanos llamada The War Chiefs (algo así como los jefes de la guerra)

Los seis años entre el lanzamiento de The Conquerors y Age of Empires 3, sirvieron a Ensemble Studios y Microsoft para desarrollar su motor 3D. Para ello lanzaron en noviembre de 2.002 el juego Age of Mithology. Este juego permitía jugar con egipcios, vikingos y griegos ciertas batallas mitológicas, contando con heróes y unidades místicas. Además en Age of Mithology debía conseguirse el favor de los dioses para obtener ciertos beneficios y recompensas durante la partida.

El juego debe entenderse como una prueba para su motor gráfico y a pesar de ello consigue dar el pego bastante. Es por eso que posteriormente se lanzó una ampliación, denominada The Titans que permitía controlar a los atlantes (pobladores de la Atlántida)

Aprovechando la potencia y profundidad del engine de la segunda parte se lanzo en 2.001 un juego basado en el universo de Star Wars. Star Wars: Galactic Battlegrounds se lanzó para aprovechar el tirón de la nueva trilogía de películas y aprovechar al máximo el motor de la serie Age.

El juego permite controlar a muchos de los personajes de las películas y revivir las batallas que se vieron en las películas. Como principal novedad, a parte de unidades terrestres y marítimas, incluye unidades aéreas.

A pesar de que se lanzará una expansión posterior al año siguiente (Clone Campaigns) el juego no gozó de mucha aceptación. Sobra decir que como fan de la saga especial y de los juegos de la serie Age me lo he pasado y realmente me resulta interesante.

Como a todo, a la saga Age le han salido imitadores o juegos que han intentado alcanzar su éxito. La serie The Cossaks, Rise of Nations o Empire Earth, incluso el más reciente Rise & Fall,han intentado con mayor o menor éxito alcanzar la grandeza de la original.

De estos juegos, únicamente he jugado a los tres primeros y me decanto por la opción de cdv, por su extensión y continuidad histórica con la segunda parte de la saga Age. Además, posteriormente lanzó otra saga con el mismo engine, titulada American Conquest. Incluso el mítico Imperium llegó a rivalizar con la primera parte de la saga y su expansión sin poder alcanzarlos en el nivel de jugabilidad.

Sin duda alguna, Age of empires es una de las mejores sagas de videojuegos de la historia de la estrategia.