Después de una experiencia más que correcta con el Motorola Moto G llegó el momento de dar un salto con los móviles Android. Sinceramente, el Moto G ha sido un móvil que me ha gustado como toma de contacto pero tiene algunas carencias.

Por eso, mirando opciones, estuve valorando adquirir un móvil Android de gama media-alta. En ese eslabón se encuentran los OnePlus, una compañía china desconocida hasta hace poco.

El año pasado lanzaron su primer modelo que revolucionó el mercado por sus prestaciones y precio. Lamentablemente, solo se podía conseguir por invitación.

Siendo menos revolucionario, pero manteniendo el nivel, el segundo modelo, se puede conseguir sin la invitación y supone un salto de calidad respecto al Moto G.

Uno de los aspectos más destacados es la cámara, con 13 Megapíxeles y una calidad más que notable. De igual manera, la pantalla tiene una calidad bastante alta, sobretodo con los niveles de contraste.

El diseño exterior del OnePlus 2 destaca por su estilismo y está bastante cuidado para ser un móvil chino. Incluye además un lector de huellas en su parte trasera y capacidad para doble SIM (algo bastante común en el país asiático)

Como núcleo del OnePlus 2 encontramos un procesador Snapdragon 810, un chip bastante decente pero con problemas de calentamiento, algo que en Londres no se nota mucho.

La fluidez y funcionamiento, tanto de las aplicaciones, la cámara y los juegos sí que suponen una mejora evidente respecto al Moto G.

Como capa sobre Android lleva Oxygen UI, utilizando Lollipop como sistema base. Además incluye pocas aplicaciones extras, cubriendo las necesidades básicas con las propias de Google o alternativas que puedan encontrarse en el Play Store.

De momento, la batería aguanta bastante bien, cubriendo la franja horaria que no suelo estar en casa. Como cargador utiliza la conexión USB-C aunque no he notado ningún incremento de velocidad en la carga.