Bueno como ya había dejado claro hace un tiempo, se avecinaba una temporada de relajación, meditación y en principio, cambios en mi vida.

Para ello, nada mejor que decir que me iba del país, aparecer bastante desmejorado cada vez que quedaba con alguno de mis amigos y encerrarme en un sótano.

Por supuesto, no me ha faltado de nada en ese sótano y para ambientarme mejor en la sociedad a la que supuestamente había emigrado hasta me compre una regleta en los chinos con enchufes ingleses. Me mandaron unos adaptadores desde Inglaterra y a correr.

He pasado tres meses encerrado en un sótano situado en el centro de Valencia, saliendo en contadas ocasiones a la calle. Con esta experiencia no se si he aprendido a sobrevivir sólo y con lo mínimo (tecnológicamente hablando) o a valorar la compañía humana por encima de la de las máquinas, cosa de la cual no acabo de estar convencido del todo.

A pesar de ser de Mislata, el comer de lata no me hacia mucha gracia, así que de cara a las comilonas navideñas he decidido dar el salto a la vida normal, reincorporarme a la sociedad y comprobar si todavía tengo un hueco en ella.

Para finalizar, como ha sido la gula la que me ha vencido, estoy abierto a propuestas de almuerzos y comilonas en general :D