Y no lo digo yo sólo, en Baquía hay una serie de artículos que lo dejan bastante claro: España y sus peculiaridades o Silicon Valley vs Ladrillo Valley.

La realidad actual para la juventud de España pasa por:

– Aprendo un oficio relacionado con la contrucción y a ganar pasta. Como incovenientes presenta que no se sabe lo que durará, los accidentes por las excasas medidas de seguridad, etc..

– Estudio una carrera, me compro un traje y a vender pisos. Realmente no hace falta ni carrera, simplemente buena presencia y labia, porque además, se suele ir a comisión.

– Estudio una carrera y oposito. Trabajo fijo y bien remunerado, a costa del resto de españoles.

– Me presento a programas televisivos con la esperanza de ser famoso y vivir del cuento. Como la anterior opción, mucha gente para un premio tan goloso.

¿Falta algo verdad? Algo que determine el avance del país, el avance tecnológico.. y aún así, existen jovenes que quieren investigar, trabajar en proyectos punteros y estar en la cresta de la ola.

Su primera opción es seguir en la universidad o en empresas ligadas al sector público (que dentro de lo que cabe es del único de donde obtener dinero para estos proyectos) o bien, marcharse al extranjero. Donde la gente innova y con su trabajo, favorecer el avance y desarrollo de otro país que no es el suyo.

Durante esta semana, Kirai, uno de esos españoles que está fuera trabajando porque le satisface más un trabajo en otro país (olvidemos que le encanta Japón, habría acabado en cualquier otro sitio menos España) ha entrevistado a Trici, otra española a la que le gusta ver mundo.

La verdad es que me hizó gracia ayer (bueno, el martes, que con esto de no tener tiempo) algún que otro comentario donde se la tildaba de presuntuosa y demás..

Y es que España es diferente, los españoles no nos damos cuenta que nuestro país no avanza como el resto del mundo y los cuatro gatos que se marchan fuera para comprobar que existe algo más que el sol, la playa y el barecito, se les tilda de presuntuosos.

Indudablemente no los voy a considerar más o menos que el resto, pero al menos han tenido el valor de comprobar por sus ojos que España no es lo que nos venden en la tele, ni en los controlados medios de comunicación.

Hasta hace poco me planteaba salir de España, a día de hoy, intento integrarme en un proyecto profesional ilusionante y que pretende salirse de los cánones que siguen el resto de empresas del sector, al menos en este país.

Y es que mientras en el resto de países avanzados, tecnología = progreso en España ladrillo = progreso. Sencillamente porque se supone que el progreso conlleva riquezas. La diferencia además, es que la tecnología favorece a todos, la construcción sólo a unos pocos.

Estamos además, cometiendo un gran ataque a nuestro medio ambiente y duele además que aquellos políticos que más defienden su hispanidad, bajo mano firmen obras faraónicas que acaban con entornos naturales.

Hace unos dias, en Microsiervos, se publicó lo que ocurriría en nuestro planeta si desapareciera la humanidad, como puede comprobarse, tendrían que pasar muchos años para que las futuras generaciones de españoles vieran cicatrizar las heridas que se están realizando actualmente al medio ambiente.