Durante la primera semana de julio, Cervezas Alhambra ha estado realizando una serie de talleres entorno al mundo de la cerveza en la ciudad de Málaga.

Tuve la suerte de poder asistir a tres de ellos el pasado domingo, aprendiendo y probando las cervezas de Alhambra, así como el funcionamiento del tirador.

Cervezas Alhambra cuida al detalle desde el diseño de sus copas, los tiradores y este espacio efímero que han montado en la capital de la Costa del Sol no era una excepción.

La tarde comenzó con una cata de tres de las cervezas más populares de Cervezas Alhambra: Alhambra Especial, Alhambra Reserva 1925 y Alhambra Reserva Roja.

Ya había podido probar las tres y sin duda, mi favorita es la Roja de Alhambra, que hasta esa tarde, para mí era la mejor cerveza de los granadinos.

En la cata quedo reflejado que se trata de la cerveza con más cuerpo y complejidad de las tres. Un buen comienzo de tarde antes de pasar al taller de tiraje.

En el taller de tiraje pude comprobar y experimentar como funciona el tirador que utiliza Cervezas Alhambra. Al igual que las copas tiene un diseño basado en la ornamentación de la Alhambra.

Y como no, tirar una buena cerveza tiene su truco, aunque se consigue rápidamente siguiendo unos sencillos pasos. Después de unos 20 minutos ya tenía entre mis manos mi Alhambra Especial servida por mí mismo.

Por último, llegó el plato fuerte de la noche, la cata de cervezas gourmet de Alhambra. La lista la componían, la Alhambra Reserva Roja, una de las Alhambra Numeradas y la Alhambra Baltic Porter.

La Alhambra Numerada Palo Cortado que pude probar me encantó. Tenía cierto recelo cuando dijeron que la excepcionalidad de estas numeradas era que habían sido criadas en barriles que habían contenido vino.

Los que hayan leído las entradas cerveceras anteriores saben que este tipo de cervezas no me gustan mucho. El fuerte sabor a vino a veces me echa un poco para atrás.

Craso error, la Alhambra Numerada Palo Cortado fue la mejor cerveza de la tarde, con diferencia. Presentaba un equilibrio perfecto de sabores, es más, no aprecié en ningún momento los rastros a vino.

Por el contrario, se podían apreciar sabores y aromas afrutados: pasas, coco, manzana.. en boca eso se transforma en dulzor y un cierto amargor.

Por todo ello puntué la Alhambra Numerada Palo Cortado con un 3.5 sobre 5 en Untappd. Ahora me he quedado con ganas de probar las otras dos numeradas.

Alhambra Baltic Porter fue la última cerveza de la cata. Una cerveza muy tostada, con un alto grado de alcohol y un sabor mucho más intenso.

De aromas ahumados, el sabor se completaba con toques de cacao y café. Aún así no me pareció nada del otro mundo, una porter normal, suave y que se deja beber.

Por todo ello, la Alhambra Baltic Porter se lleva un 2.5 sobre 5 en Untappd.

Mención especial al maridaje que acompañó a la cata gourmet, ya que cada una de las cervezas se acompañaba de una pequeña tapa que incrementaba los sabores de las cervezas.