Mareos de un geek

Mens Geek in Corpore Insano

Menú Cerrar

Cerveza Aventinus Eisbock de Schneider Weisse G. Schneider & Sohn

Esta semana ha tocado probar una cerveza alemana de esas que dejan huella. Sin lugar a dudas, la Aventinus Eisbock  de Schneider Weisse G. Schneider & Sohn es la mejor cerveza de tipo eisbock del mundo y eso se nota.

El estilo eisbock deriva de las doppelbock tradicionales y define una compleja técnica de elaboración que incluye el congelado de parte del mosto de la cerveza previamente a su fermentación, es así como se consiguen graduaciones más elevadas.

De hecho, con esta técnica es como se elaboran cervezas como las de la cervecera Brewmeister, que presumen de presentar las graduaciones más elevadas del mercado. Por lo visto el estilo eisbock tiene su origen en la cuaresma cristiana, ya que se busco una bebida que alimentara más y ayudara a soportar los ayunos.

Después de la breve reseña acerca del estilo eisbock hay que volver a esta cerveza Aventinus Eisbock de Schneider Weisse G. Schneider & Sohn que tan buenas sensaciones me ha dejado.

Estamos ante una cerveza oscura, presentando un fuerte tono marrón y una densa capa de espuma de color beige, abundante y espesa; la descripción visual es perfecta para una cerveza de taberna.

El aroma es bastante complejo y presenta apreciaciones frutales como a banana, almíbar.. pero también tiene un fuerte componente especiado: clavo, pimienta.. Esta combinación junto al elevado porcentaje de alcohol ayuda a definir su sabor en boca.

La Aventinus Eisbock es una de las mejores cervezas de trigo que he podido probar. De entrada, el trago es suave, como suele ocurrir con las cervezas de trigo pero el combinado de especias y alcohol refuerza un sabor intenso que empieza especiado y acaba afrutado.

El sabor puede recordar a las cervezas de abadía o Quadrupels belgas, lo cual es perfecto. Como ya he dicho, la cerveza Aventinus Eisbock presenta un elevado porcentaje de alcohol del 12% ABV y un amargor de 15 IBU.

Por último, he puntuado la cerveza Aventinus Eisbock de Schneider Weisse G. Schneider & Sohn con un 4 sobre 5 en Untappd. Sin lugar a dudas, una de las mejores cervezas alemanas que he bebido hasta ahora.