Esta semana ha salido adelante la primera moción de censura contra un gobierno de la nación desde que se reinstauró la democracia en España. La ha protagonizado el PSOE, el partido más perjudicado en todas las encuestas tras la aparición de Podemos y Ciudadanos, sus disputas internas, etc..

Al final, su presidente, Pedro Sánchez, consigue su objetivo de ser presidente del gobierno, el PP se lo había puesto en bandeja con los múltiples casos de corrupción que han salpicado tanto a políticos regionales como a la cúpula del partido.

La alternativa al presidente saliente para este partido, es un gallego que no dudaba en fotografiarse con narcotraficantes.. todo muy a la española.

Pero no hay que adelantar acontecimientos y viviendo el presente, el nuevo gobierno ha empezado con guiños a todos estos sectores alternativos que están tan de moda últimamente, como si a los españoles nos importará realmente que haya más mujeres que hombres, que haya ministros homosexuales..

El objetivo de la sociedad debe ser normalizar estas cosas y sinceramente, prefiero que se forme un gobierno de gente válida y no de caras con opciones sexuales o género para la fotografía.

Me gustaría no equivocarme, pero viendo que ya ha empezado incumpliendo parte de sus palabras durante la defensa de la moción de censura, no me inspira mucha confianza el tiempo que Pedro Sánchez pueda estar gobernando España.

Ya escape del país con un gobierno socialista y lamentablemente, ahora, no podría hacerlo con otro, así que me tocaría quedarme atrapado aquí sufriendo, una gestión, que cuanto menos, parece dudosa. Aún así habrá que darles el beneficio de la duda.

ACTUALIZACION: Parece que la estrategía de Pedro Sánchez para mantenerse es más que clara, dando ejemplo y rompiendo con el pasado. El tema de la dimisión de Máxim Huerta, canta a la milla, pero vamos, cada cual que saque sus propias conclusiones.