Mareos de un geek

Mens Geek in Corpore Insano

Menú Cerrar

Granada

Aprovechando que he estado una semana de vacaciones he podido descubrir nuevos lugares de Andalucía. Después de recorrer la Costa del Sol había llegado el momento de viajar a una de las ciudades más conocidas de la región: Granada.

Granada, destaca sobretodo por la monumental Alhambra, a la cual dedicaré una entrada en los próximos días, pero también tiene otros rincones y zonas que descubrir además de la famosa ciudadela nazarí.

Los orígenes de la actual ciudad de Granada se remontan al siglo XI, cuando se estableció el Reino de Taifas de Granada bajo la dinastía zirí. Posteriormente, también en la época musulmana y tras los períodos almorávide y almohades vivió su esplendor con la dinastía Nazarí.

El primer núcleo urbano de la Granada musulmana se establece en la colina del Albaicín que actualmente es la zona más pintoresca y característica de la ciudad.

El actual barrio del Albaicín es un entresijo de callejuelas empedradas regado de plazoletas y monumentos, tanto de la época musulmana como la posterior época cristiana.

De la primera etapa los conjuntos mejor conservados son los restos de la muralla zirí, con algunas puertas destacadas como las de Monaita y Elvira. También destaca el palacio nazarí de Dar al-Horra, que se encuentra junto al convento de Santa Isabel la Real.

Además de las múltiples puertas de la ciudad, en la muralla destacan las torres de la Alhacaba. Otros edificios singulares de la época musulmana son el alminar de Almorabitun y el aljibe de Trillo.

Tras la reconquista se erigieron multitud de edificios religiosos (para reemplazar a los edificios musulmanes) sobretodo iglesias, ermitas y conventos, además de casas y palacios de los nobles.

En la parte occidental del Albaicín se encuentra el barrio del Sacromonte, famoso por sus viviendas en cuevas y su abadía que también dispone de un conjunto de cuevas además de la abadía y un museo.

En la zona centro de la ciudad se encuentra la catedral, erigida sobre la antigua mezquita y en uno de sus laterales la Capilla Real, donde se encuentran enterrados los Reyes Católicos (además de su hija Juana y el marido de ésta, Felipe)

Todo el área que rodea la catedral se compone de callejuelas repletas de comercios y bares, donde poder probar las famosas tapas de Granada. Destaca la Plaza de Bib-Rambla y el zoco que se extiende hasta la calle Alcaicería (mercado de la seda en árabe)

En la zona de la calle Reyes Católicos se encuentra la plaza del Carmen, donde está el ayuntamiento de Granada. Cerca de allí se puede visitar el Corral del Carbón, la única alhóndiga nazarí que se conserva.

Tras pasar la plaza de Isabel La Católica, donde se trasladó la escultura de Mariano Benlliure que representa las capitulaciones de Santa Fe, el documento que firmaron los Reyes Católicos con Cristobal Colón antes de su viaje a América.

Después de esta plaza se llega a la plaza Nueva, donde se encuentra el Palacio de la Chancillería y donde se inicia el paseo por el río Darro, rodeado de monumentos y lugares pintorescos, conocido como el paseo de los Tristes.

Realmente, el paseo de los Tristes merece mucho la pena, ya que a ambos lados del río Darro se encuentran tanto puentes, casas pintorescas con patios muy bien conservados y edificios eclesiásticos.

Otro de los aspectos importantes de Granada es su gastronomía, como ya he comentado, es bastante famosa por sus tapas, que se sirven como acompañamiento a cualquier refresco o cerveza que se consuma en sus bares.

Lamentablemente, he de decir, que mi experiencia con las tapas de Granada no fue muy positiva y sin duda alguna, fue una gran decepción, teniendo la impresión, en muchas ocasiones, que servían como tapas las sobras de otros preparados.

Ese ha sido el único aspecto negativo, paliado en gran medida por la monumentalidad de la Alhambra y las sensaciones que se pueden vivir allí durante el atardecer o visitando sus palacios, pero eso será otra entrada.