Mareos de un geek

Mens Geek in Corpore Insano

Menú Cerrar

Nintendo Classic Mini

Finalmente, desde hace un par de semanas puedo disfrutar de una Nintendo Classic Mini, la penúltima consola lanzada por la ya veterana firma japonesa y que sigue siendo un objeto de coleccionista debido al bajo stock disponible desde su lanzamiento.

La Nintendo Classic Mini se lanzó oficialmente entre el 10 y 11 de noviembre del año pasado y ya con las reservas agotadas han ido apareciendo existencias de vez en cuando y en fechas muy señaladas.

Esta consola es una emulación del sistema original de los años ochenta y aunque no permite insertar cartuchos con títulos originales viene cargada con 30 videojuegos, auténticos clásicos de la famosa NES (o Famicom en Japón)

¿Quién no recuerda el lema de Nintendo a finales de los 80 y comienzos de los 90? Ven al mogollón, ven a Nintendo y es que en esa época, sus más de 800 videojuegos soportados eran algo digno de mención.

Lamentablemente, la Nintendo Classic Mini tiene en su memoria 30 de esos videojuegos, 22 de ellos comunes en todo el mundo y los 8 restantes según la si la versión está destinada a Asia o Norteamérica / Europa.

Gracias a esa vuelta al pasado no podemos disfrutar de Solomon’s Key en Europa pero a cambio tenemos títulos como Bubble Bubble, Castlevania II o Final Fantasy. El catálogo completo incluye a Mario, MegaMan, Zelda, Donkey Kong, Metroid, etc..

Y lo mejor es que parece que ya hay gente que ha conseguido cargar nuevos videojuegos utilizando el sistema de Nintendo Classic Mini, como buen emulador, así que tal vez no esté muy lejano el día en el que se pueda disfrutar de todo el catálogo original de la NES.

Por lo demás, las novedades más evidentes son la utilización del conector HDMI que simplifica mucho el proceso en comparación con los 80 y la posibilidad de guardar las partidas.

La única pega es la longitud del cable del pad, realmente a mí no me afecta porque la tengo conectada al monitor del ordenador, pero aún así el segundo pad que he adquirido dispone de un cable mucho más largo.