Continuando con los viajes por Andalucía, finalmente y tras más de dos años ha llegado la hora de visitar su capital: Sevilla.

Aunque el verdadero fin era disfrutar de un evento de Star Wars celebrado en el único escenario español que aparece en las películas de la saga, la Plaza de España. Así que ese fue mi primer destino.

La Plaza de España de Sevilla se encuadra dentro del Parque de María Luisa y fue el edificio principal de la Exposición Iberoamericana que se celebró en el año 1.929 en la ciudad hispalense.

Siguiendo los trazados de inspiración italiana, la Plaza de España se compone por un edificio semi-elíptico, coronado por dos torres en sus extremos y un gran edificio central.

Además, el entorno de la Plaza de España de Sevilla se compone de un canal navegable cruzado por cuatro puentes y una gran fuente central. En los laterales, se encuentran 48 bancos que representan las provincias de España.

Muchos de los elementos de la Plaza de España tienen un significado bastante definido: su orientación hacia el Guadalquivir, como puerta de entrada y salida hacia América durante siglos o los cuatro puentes que representan a los cuatro antiguos reinos que componían España: León, Castilla, Aragón y Navarra.

Y en este majestuoso entorno se celebró el X Training Day de las distintas asociaciones de fans de Star Wars: 501st Legion, Rebel Legion, Mandalorian Mercs y así hasta completar un total de ocho grupos que lucieron sus mejores galas para la ocasión.

Una lástima que el Ayuntamiento de Sevilla no estuviera preparado para la concentración de gente y enviará los medios necesarios, así que entre el mal estado del parque por la lluvia y prevía y la aglomeración de gente el desfile quedo un poco descolorido.

Por la noche llego la hora de disfrutar del distrito Centro de Sevilla y salir a cenar y tomar algo por sus bares y cervecerías. Mucha gente, muy buen ambiente, buena comida y buena cerveza, una combinación perfecta.

El domingo fue el día elegido para pasear por el centro y visitar lugares emblemáticos de la ciudad, como la Giralda, los Reales Alcázares, la Torre del Oro..

La catedral y la Giralda estaban siendo reformadas, algo que siempre me pasa cuando hago turismo y quiero visitar los monumentos de las ciudades. De todas maneras, la catedral sevillana es una de las más grandes del mundo y la Giralda es espectacular.

El Real Alcázar de Sevilla es un espectacular conjunto de patios, jardines y palacios rodeados de un recinto amurallado. Ha sido, y sigue siendo, residencia real, desde que en la época musulmana fue utilizado como alcazar por los reyes de la ciudad.

También ha sido escenario del rodaje de numerosas películas a lo largo de los últimos años, aunque su aparición más reciente y mediática es en la serie Game of Thrones.

Espero poder volver a Sevilla y visitarlo como corresponde, es algo que me quedó pendiente junto la visita al Archivo de Indias.

Por último, la Torre del Oro es la sede del Museo Naval de Sevilla. Tiene su origen en el siglo XIII, cuando los almohades decidieron reforzar por completo la estructura defensiva de la ciudad.

Como datos curiosos de la Torre del Oro, gran parte de su espectacular aspecto se lo debe al mantenimiento y trato realizado por la Armada española, ya que fue un ingeniero militar el encargado de las reformas tras los daños sufridos como consecuencia del terremoto de Lisboa en 1.755.

Otras anécdotas es que durante la toma de la ciudad por parte de los reyes cristianos, la flota cristiana estaba compuesta por marineros asturianos y cántabros, es por eso que el escudo de Cantabria incluye una representación de la escena.

Finalmente, uno de los mitos que han circulado es que su nombre proviene porque era el edificio donde se guardaba el oro proveniente de América, algo totalmente falso, pues se almacenaba en la Casa de Contratación.

Además el nombre de Torre del Oro ya se recoge en época medieval y parece tener su origen en los materiales utilizados para su construcción y los reflejos de la luz en ellos.

Para finalizar el recorrido por el centro de la ciudad, un paseo a orillas del Guadalquivir hasta el Puente de Triana y visita a este popular barrio hispalense.

Su punto de entrada es la plaza del Altozano y es el punto natural para entrar a Triana por la calle peatonal de San Jacinto que termina en la iglesia del mismo nombre.

La verdad es que la ciudad me ha dejado buenas sensaciones, después de la decepción de Granada, creo que ya voy un poco con cuidado de cara a visitar las ciudades andaluzas y no espero grandes cosas.

Aún así, creo que Sevilla se alza, por ahora, con la segunda posición en el ranking de ciudades andaluzas que he visitado y espero poder visitarla de nuevo para descubrir nuevos sitios de la ciudad.