Diciembre es el mes maldito cuando se trata de hacer deporte y mantener el equilibrio en la alimentación. Entre eventos sociales, el mal tiempo, los catarros, el estrés por acabar el trabajo de todo el año, los regalos, las comilonas.. los que sobreviven se toman enero con muchas ganas.

Pero hay algunos consejos que hace este mes menos duro, incluso en algunos sitios lo recomiendan para empezar a cambiar nuestros hábitos y abrazar una vida saludable. En todo caso no está de menos tener en cuento algunos puntos clave:

  • Seguir con los entrenamientos y actividad física. A pesar de los compromisos sociales y el ambiente intenta controlar y ajustar los horarios para poder seguir entrenando. Después de todo, las fiestas y días familiares son como mucho de tres a seis (contando Navidad – Año Nuevo – Reyes) y si caen en fin de semana, no hay excusas.
  • La regla del 80-20: honestamente, me gusta ser flexible, pero esta regla viene a resumir un poco lo que decía en el punto anterior, al final los días festivos no suman más del 20% de los días del mes si añadimos a los clásicos la comida del trabajo o algún evento más. El resto de días se puede mantener el mismo ritmo que se ha mantenido a lo largo de todo el año.
  • Está claro que a todos nos apetece un descanso o hincharnos a comer pero ese no es el punto de vista que hay que adoptar cuando se adquieren hábitos saludables. Si sigues un ritmo de vida saludable y cuidas tu actividad física y nutrición es porque sabes que es lo mejor para tu cuerpo no porque sea una obligación. En todo caso, hay que evitar los sentimientos de culpabilidad por pasarse con las comidas o saltarse un entrenamiento.
  • Tal vez algunos de los alimentos que más hay que vigilar son el alcohol y los dulces, son las grandes tentaciones de la Navidad. Indudablemente, me refiero a excederse en su consumo, tampoco se trata de no tomar una copa para brindar con la familia o los amigos.
  • Creo que es el punto más importante, por eso lo he reservado para el final. Intenta disfrutar de estos días, diviértete, descansa.. que se note que son vacaciones y que estás rodeado de la gente que realmente te importa. Una vez empiecen los días festivos, si no tienes que trabajar, desconecta por completo.

A la hora de afrontar tablas de ejercicios en estos días, las mejores opciones son la tabata o HIIT, algo rápido e intenso, acompañado por algunas posturas de yoga y relajación permiten obtener un equilibrio en esos días que cueste más.