Aunque ha sido esta semana, cuando la gran parte de la blogosfera española ha descubierto este servicio de música por streaming con origen en Suecia, la verdad es que lleva desde octubre dando guerra por media Europa.

Javi lo resumió así en pleno apogeo por tierras nórdicas, la verdad es que acerto.

Spotify es un servicio de música sobre Internet. Cuenta con un catálogo de música muy amplio, y versiones tanto de pago como gratuita, esta última financiada con anuncios que se reproducen aleatoriamente entre canciones. La frecuencia de anuncios es, de momento, baja.

Spotify permite la compartición, a través de URLs, de canciones y playlists para que la gente pueda escuchar la misma música a golpe de click. Las playlists pueden asímismo ser colaborativas, con lo que varias personas contribuyen a la vez a rellenar una playlist, compartiendo el contenido de la misma.

Como bien indica, el catálogo de temas y álbums es realmente impresionante, con los temas y artistas de EMI, Universal, Sony BMG, Warner Music y varias discográficas más modestas. Permite generar listas de reproducción, escuchar emisoras por temática o artistas..

El funcionamiento requiere instalar un programa residente en el cliente, similar a iTunes, pero mucho más ligero y prácticamente igual de potente. En el seleccionamos el estilo o el autor que deseamos buscar y se nos muestra un listado completo, primero de los temas más destacados y posteriormente de aquellos álbums disponibles que incluyen canciones del músico en cuestión.

Tal vez la única pega es que el cliente tiene versiones para Mac OS X y Windows únicamente.

La parte social de Spotify permite compartir las canciones reproducidas a través de last.fm y compartir listas de reproducción con nuestros amigos, recomendándonos temas, etc..

Yo ya lo he probado y quedado realmente encantado ¿y tú?