Totnes es la primera localidad de Devon en la que hice escala. Realmente era la ciudad donde tenía que bajarme del tren, así que su estación fue lo primero y lo último que pude ver de esta parte de Inglaterra.

Afortunadamente, el último día la recorrimos de arriba a abajo para visitar el castillo de Berry Pomeroy, que se encuentra al oeste de Totnes y pude ver algo más de la ciudad.

Sin lugar a dudas, lo que más me llamó la atención fue el río, llamado Dart. Sin duda la cantidad de agua por todas partes es algo que me ha encantado, tanto en las calas, playas, rías y ríos.

El monumento más destacado de la ciudad es el castillo de Totnes, pero dado que mi prima ya lo había visitado y es bastante simple, consiste en una estructura circular amurallada, optamos por no visitarlo.