Siguiendo la estela de reeditar hardware antiguo de los 80 y los 90 llega el C64 Mini, la reedición del Commodore 64, aquel ordenador que hizo las delicias de los usuarios domésticos en la época de los 8 bits.

Como su nombre indica, este C64 Mini es una versión reducida que emula a la máquina original de Commodore. Realmente, ese es el primer de los handicaps que presenta este C64 Mini, el teclado que tiene la unidad es meramente estético, aunque se puede conectar uno por USB.

Eso hace que el joystick sea el centro de control de esta C64 Mini y lamentablemente, el principal punto negativo es el joystick, tal vez demasiado realista para los tiempos que corren y es que parece transportado directamente desde los 80.

Si obviamos ese primer shock en cuanto a la controlabilidad de esta C64 Mini, nos encontramos con un ordenador plenamente operativo, sobre el cual podemos programar y añadir ROMs externas, es decir, a nivel software es totalmente hackeable.

Aunque la C64 Mini no viene de vacío y dispone de 64 ROMs preinstaladas con clásicos como California Games, Speedball, West Bank, Jump Man, Impossible Mission o la saga Cybernoid.

En resumen, la C64 Mini es un buen homenaje a los ordenadores de 8 bits de los años 80, pero tal vez se debería haber cuidado más el sistema de control que deja todo en manos de un joystick demasiado ochentero.