Como ya estaba anunciado hace unos años, Ready Player One iba a tener una adaptación cinematográfica a cargo de Steven Spielberg. El director, era el único que podía aunar las suficientes licencias y permisos para añadir todas las referencias posibles a las décadas de los 80 y 90 en una película.

Ready Player One es una buena adaptación, como ya he dicho, incluye también referencias a videojuegos o películas de los años 90 e incluso de principios del siglo XIX, con tal de hacerla más cercana al público juvenil que es a quien va dirigida.

Por poner un ejemplo, me ha recordado a The Goonies, aunque está claro que en un contexto mucho más moderno y adaptado a los tiempos que corren. Ya no se trata de aventuras de una pandilla de niños en bicicleta, ahora todo sucede en un mundo virtual.

Ready Player One ha contado también con Ernest Cline para adaptar el guión. La película está protagonizada por Tye Sheridan, Olivia Cooke, Ben Mendelsohn, T. J. Miller, Simon Pegg y Mark Rylance.

Aunque, como ya he dicho, lo mejor de todo, es recordar y encontrar las múltiples referencias que aparecen a lo largo de toda la película, básicamente cada cinco minutos.