Doctor Strange ha sido la última película del Universo Marvel que he podido ver. Como ya pasará con Ant-Man o Guardianes de la Galaxia creo que me ha gustado mucho más que las películas principales o las basadas en héroes mucho más populares como Thor, Iron Man o Spider-Man.

Al final se ha convertido en algo ya tradicional que en estas películas de presentación de estos héroes, considerados secundarios en las grandes sagas, tengan mejor historia y trama. Por lo visto el personaje de Doctor Strange aparecerá en la próxima película de la saga Avengers.

Doctor Strange es un personaje bastante peculiar, arrogante y presuntuoso como Iron Man pero que cambia su modo de vida después de un terrible accidente. Este cambio de vida le llevará a acercarse a la magia mística y adquirir los conocimientos para desarrollar sus superpoderes.

La película de Doctor Strange está dirigida por Scott Derrickson y el personaje principal es interpretado por el actor inglés Benedict Cumberbatch, considero que es un actor que trabaja muy bien y me encantan la mayoría de películas en las que interviene.

Sin dejar de ser una película palomitera, Doctor Strange se deja ver, pasas un buen rato y la historia es bastante entretenida. Un nivel por encima están los efectos especiales, algo de esperar en este tipo de películas.