Finalmente, y sobretodo después de leer el libro Cómo me convertí en runner si odiaba correr, he decidido empezar a correr.

Es la tercera vez que lo intento en los últimos ocho años, en Londres, como propósito de año nuevo. Y un año después tras leer el libro de Murakami sobre su afición a los maratones.

Espero que esta vez sea la definitiva, aunque de momento, no me planteo ser un runner, sí que es un buen complemento para el resto de deportes que practico.

Las primeras sesiones de entrenamiento

Para empezar estoy utilizando una aplicación del móvil Start Running. Esta aplicación incluye sesiones que intercambian carrera y caminar rápido. Supuestamente, en tres meses estaría listo para correr una carrera popular de cinco kilometros.

Veremos, porque la verdad es que esa preparación implica correr tres veces por semana y únicamente estoy yendo dos. Espero compensarlo con el resto de actividades deportivas.

Por ahora, mi objetivo es correr la carrera popular de las fiestas locales de Marbella de cinco kilómetros, a comienzos de junio.

De todas maneras, en estos comienzos y tras poco más de siete sesiones en tres semanas, estoy cerca de los veinte minutos. Ése es el objetivo para el primer mes del programa de entrenamiento.

Una de las ventajas de Marbella es que tiene un paseo marítimo bastante largo y además, parte del trazado no es totalmente asfaltado.

Para estos comienzos en la carrera he mantenido mis zapatillas neutras.  Únicamente las había usado un par de veces o para salir a caminar. Como salgo a correr por las noches también llevo un corta viento y medias o calcetines de compresión.

Cuando tengo tiempo, intento andar bastante más de lo indicado por el programa. Sobretodo como calentamiento, llegando a recorrer entre diez y quince kilómetros en cada sesión.

Y sobretodo estirar bien cuando llego a casa o incluso en el propio paseo marítimo. Por ahora, he conseguido evitar las lesiones. Aunque es cierto que tuve molestias en las rodillas los primeros días.

Esas molestias desaparecieron cuando quite las plantillas de las zapatillas. Usaba unas plantillas de gel debido a que solía caminar durante tres y cuatro horas.

Por lo demás, me está gustando empezar a correr y como ya he comentado, he incorporado esas dos sesiones semanales a mis entrenamientos.