Este fin de semana y coincidiendo con su estreno en España, vi Super 8, la última película de J.J. Abrams (el autor de Lost) que además está producida por Steven Spielberg.

Todo sea dicho que después de verla te deja con la sensación de esperarte algo más pero sin embargo haber disfrutado del rato.

Y es que la película tiene ese toque nostálgico de los ochenta. Ambientada una década antes, con los coches que sobrevivieron a las 5 temporadas del Equipo A y unos chavales curiosos que aspiran a emular a Tarantino grabando vídeos sangrientos y repletos de zombies.

Como ya hay muchas crónicas y se ha escrito mucho sobre ella tampoco voy a contar nada que no se haya dicho.

J.J. Abrams poco a poco se está haciendo un nombre en el cine y va a acabar siendo más grande que en el mundo de las series de televisión. Por supuesto, si vas de la mano de Spielberg todo es más fácil y contar con el espíritu de The Goonies facilita mucho las cosas.

Así que si queréis pasar un rato entretenido, no os defraudará, si esperáis la nueva Avatar o Matrix, no es para tanto. De hecho, lo mejor es considerar Super 8 como un paso más en la carrera cinematográfica de J.J. Abrams.

Su anterior trabajo fue Monstruoso.