Hace un tiempo, casi año y medio que empece un cambio de vida. Un cambio de hábitos que ha afectado a todos los aspectos y que me hacen considerar que he mejorado, en muchos niveles.

Por eso, me gustaría compartir las bases de esos hábitos (incluso alguno de ellos) y analizar como afectan y repercuten en nuestro día a día.

Fuerza mental

Para empezar, creo que hay que tener las ideas claras. Es decir, un cambio de hábitos no es una dieta, un programa de entrenamiento, no es algo que se deja de hacer con el paso del tiempo. Un cambio de hábitos es una forma de vida, cambiar las cosas que haces en tu día a día.

Además de tener las cosas claras, hay que ser persistente. Para ello es clave no ver los cambios como algo negativo. No comes mejor como castigo, es más, puedes comer lo que quieras dentro de unos límites.

Siempre se ha dicho que las cosas gratificantes son buenas si no se producen excesos. Es algo que hay que tener claro desde el principio para ver el camino a recorrer como algo gratificante.

A nivel mental conviene hacer aproximaciones simplistas y que no vayan más allá del momento presente. Es algo muy estoico, disfruta del presente, aprende y olvida el pasado y no pienses en el futuro.

Un ejemplo, ¿sirve de algo pensar en cosas que ya han ocurrido y no tienen solución? ¿sirve de algo planificar en exceso el futuro sin tan siquiera saber si llegaremos a vivir las situaciones como las estamos viendo ahora mismo?

El mundo cambia, es inútil intentar ver las cosas pasadas y futuras desde el prisma del presente, siemrpe habrá cambios, a mejor o a peor.

Simplificar también nos ayuda a gestionar mejor el tiempo, el tiempo es lo más valioso que tenemos en la vida, aprovéchalo al máximo.

Todos esos cambios nos aportarán fortaleza, mejorarán nuestra autoestima, nos permitirán tomar el control de nuestras acciones y de nuestra vida, esa es la clave.

Consejos: organizate únicamente con una semana como plazo más largo, evita leer noticias (son deprimientes), disfruta de las personas que más valoras en tu vida, aprende de los errores, no subestimes tu capacidad para hacer cosas.

Salud

Una vida sana, implica de una manera u otra una vida saludable. Hay muchos factores que afectan a nuestra salud y lamentablemente, la vida moderna los castiga irremediablemente.

Nutrición

Vivimos en un mundo donde la industria alimentaria es eso, una industria, siguiendo el modelo capitalista, solo busca su propio beneficio. Eso ha hecho que el sobrepeso y las enfermedades derivadas sean la primera causa de muerte en el mundo.

Comer sano no significa seguir a rajatabla una dieta o un movimiento alimenticio. Implica interesarse e invertir más tiempo, tanto en la compra de los alimentos como en su elaboración.

Una cosa que aprendí en Londres es que comer fuera era la solución para la gente con pocos recursos económicos.

Dado el alto coste de vida de la capital inglesa, era más barato, de hecho, costaba £1 comer una hamburguesa de dudosa procedencia que comprar y cocinar tu propia comida.

Como ya he indicado más arriba, creo que un factor importante a la hora de mejorar nuestra alimentación es organizarse, elaborar menús semanales, cocinar el máximo de platos al mismo tiempo, guardarlos y consumirlos cuando este planificado.

De esta manera también se puede optimizar el tiempo invertido en ir a comprar. En este caso, utilizaría períodos semanales como medida perfecta.

A la hora de elaborar los platos es importante no olvidar los aportes de fibra, vitaminas, proteinas, etc.. normalmente frutas, verduras, cereales, pescados, carnes, etc.. nos aportaran todo lo que necesitamos.

La base de una alimentación sana es eliminar los alimentos ultraprocesados, huye de todo aquello que lleve productos extra. Por ejemplo, nadie espera que los fiambres lleven azúcares y llevan.

Si te gusta la mortadela o el chopped, aprende a hacerla tu mismo comprando la carne y será mucho más saludable.

Otro punto a tener en cuenta respecto a nuestra nutrición es que no debemos castigar nuestro cuerpo con dietas milagro, productos que adelgazan, etc..

Comer sano y en cantidades proporcionales a nuestra actividad diaria es lo mejor que podemos hacer.

En todo caso, si crees que no cuentas con la fortaleza mental y conocimiento (o tiempo para buscar información) necesarios, recurre a un nutricionista profesional que te guie en los primeros momentos.

Consejos: aprende a leer las etiquetas de los productos, compra en comercios de confianza y donde conozcas la procedencia de los alimentos, distribuye las porciones de manera apropiada, bebe mucha agua, un capricho nunca viene mal..

Actividad física

La actividad física, el deporte, el descanso.. son pilares necesarios para mantener nuestro cuerpo en un estado saludable.

De nuevo, hay que dejar de lado las modas y centrarnos en estos puntos:

  1. Si queremos practicar un deporte, que disfrutemos de él. De nada sirve correr si no te gusta o meterte en la piscina si te agobias en el agua. Si te gusta salir en bicicleta y disfrutar de la brisa, empieza con eso. O si por el contrario te gusta jugar al fútbol con los compañeros de la oficina, lo importante es moverse.
  2. Disfrutar del deporte nos hará ser constantes. No se trata de ser un profesional, pero si de moverse y mantener en movimiento nuestro cuerpo.
  3. De nuevo, entra aquí el punto de dejar de lado las modas. No vamos a pasar de no hacer deporte a correr maratones o un triatlón. Para ello se requiere constancia, planificación, entrenamiento, etc.. marcarse metas está bien, pero hay que ir poco a poco, descansar.
  4. Aunque comamos sano y hagamos deporte, si lo practicamos de manera irresponsable correremos el riesgo de lesionarnos, entonces el remedio será peor que la enfermedad.
  5. No es lo mismo hacer deporte con 20 que con 40 años. Y aún así, no quita que pasemos por el médico de vez en cuando. La actividad física va a afectar, de manera positiva, a nuestra salud.
  6. No hay que centrarse en actividades de fuerza o cardio, también hay que practicar actividades que faciliten la relajación, flexibilidad, etc.. eso y unas visitas al fisio evitarán lesiones musculares.
  7. Premiar la calidad frente a la cantidad. Sobretodo si se entrena en gimnasio, es más importante hacer pocas repeticiones de calidad que muchas y lesionarnos.

Otro punto muy importante en cuanto a la actividad física es lo que se conoce como NEAT (siglas de Not Exercise Activity Thermogenesis)

Básicamente viene a decirnos que demos pequeños pasos para dejar de lado la vida sedentaria que se impone en nuestra sociedad.

Esos pequeños pasos son sencillos: caminar a los sitios, subir escaleras, moverse de vez en cuando..

Consejos: empieza poco a poco, por ejemplo potenciando las actividades que incrementan tu NEAT, informate bien antes de empezar cualquier actividad física más exigente, acude a tu médico para conocer tu estado actual de salud..

Descanso

El descanso es la base para poder llevar a cabo todas las actividades anteriores. Una persona que no descansa y vive estresada no puede concentrarse y su mente no podrá habituarse de manera sencilla a los nuevos hábitos.

La falta de descanso también afecta a nuestros cuerpos. Los músculos no se ejercitan de igual manera si no han reposado y podemos estar haciendo ejercicios que no conduzcan a nada.

De igual manera, el riesgo de lesión o accidente es mayor si no se ha descansado.

Otro punto importante es realizar un descanso de calidad. Indudablemente si llevamos unos hábitos que equilibran el esfuerzo que realizamos a lo largo del día, acabaremos cansados.

Si tenemos en mente problemas que nos atormenten o estamos estresados por el trabajo, es más fácil caer en el insomnio y no recuperarnos satisfactoriamente.

Por ello es importante tener las ideas claras, organizar el día siguiente y olvidarnos, ejercitar nuestro cuerpo y después de alimentarlo correctamente, acabar de recuperar energías descansando.

Consejos: descansa lo necesario para recuperarte en cuerpo y mente, manten un ritmo de descanso constante (lo siento por aquellos que trabajan con turnos rotatorios)