Streets of Rage 4

Streets of Rage 4 supone el retorno de una de las sagas de videojuegos que marcaron los años 90 del pasado siglo.

Está claro que durante estos 26 años, desde el último Streets of Rage para Megadrive ha pasado mucho tiempo, los géneros de videojuegos y las modas han cambiado.

Pero si algo consigue Streets of Rage 4 es volver a traer esas sensaciones que podíamos tener cuando nos dejábamos las yemas de los dedos con los pads de las consolas de 16 bits.

Dotemu es la encargada de distribuir esta nueva entrega, realizada por los estudios Lizardcube y Guard Crush Games.

Yo contra el barrio

El género del beat’em up bebía directamente de las máquinas arcade de finales de los 80. Su salto a las consolas domésticas que empezaban a ser tan populares era un sinónimo de éxito asegurado.

Compañías como Technos Japan, creadora de la saga Double Dragon, Capcom con clásicos como Final Fight, Cadillac & Dinosaurs o Captain Commando y como no Sega con la saga Streets of Rage que elevó al máximo nivel a la Megadrive.

También Konami y otras compañías aportaron su granito de arena con adaptaciones televisivas como The Simpsons o Teenage Mutant Ninja Turtles.

Lamentablemente, con el salto a los 32 bits y la introducción por decreto de las 3D el género quedó en el olvido.

Actualmente, el género ha tenido que reinventarse añadiendo otros elementos dando títulos más trabajados como la saga God of War, Yakuza, Devil May Cry, Bayonetta..

Streets of Rage 4 – Jugabilidad

Volviendo al protagonista de hoy, lo primero que queda claro es que Streets of Rage 4 continua con el legado de los beat’em up clásicos.

No estamos ante un remake o una adaptación, si no ante una continuación que ha sabido plasmar todo aquello que tenían los tres títulos clásicos, actualizarlo y mejorarlo.

La historia continua unos años después con un nuevo sindicato criminal y de nuevo Axel, Blaze e incluso Adam, que puede ser desbloqueado, volverán a las calles para repartir mamporros a diestro y siniestro.

Hay personajes nuevos, la hija de Adam y un gigantesco Floyd que prácticamente rompe paredes con sus puños robóticos.

En cuanto a las fases, el modo historia se compone de 12. En esos niveles visitaremos los bajos fondos de Wood Oak City.

Sitios clásicos en este tipo de juegos: los muelles, la comisaría, barrios turbulentos, el metro..

La mecánica de juego es la clásica: distintos tipos de enemigos repartidos por escenarios con pequeños items para recargar la vida, armas o aumentar la puntuación.

Y por supuesto, la encerrona final con un jefe de nivel que nos pondrá a prueba.

Las opciones de configuración llegan a ser bastante curiosas, ya que por ejemplo podemos cambiar el tipo de items que nos aparecerán para recargar nuestras vidas.

La clásica manzana y pollo puede ser reemplazados por una ensalada y una pizza.

También tiene distintos niveles de dificultad y se pueden configurar diversas ayudas que nos penalizarán en nuestra puntuación final y objetivos.

Aún así tampoco se han querido complicar con subidas de niveles y demás añadidos que podemos encontrar en beat’em up más modernos.

En el modo versus podremos enfrentarnos en combates individuales con los protagonistas del juego y los enemigos.

Por último, el modo arcade es que supone un auténtico reto ya que habrá que finalizar el juego como si fuera una máquina recreativa.

Uno de los puntos fuertes es que se puede jugar online con otros jugadores y es que Streets of Rage 4 es un juego para varias personas.

Streets of rage 4 – Apartado técnico

El apartado técnico de Streets of Rage 4 ha sido muy cuidado para sumergirnos en la atmósfera que nos devolverá 25 años atrás pero a la vez nos muestra un videojuego cuidado.

El apartado gráfico está muy trabajado, con unos gráficos dibujados a mano y unas animaciones prácticamente perfectas.

En este caso, se ha optado por una aproximación muy diferente a Sonic Mania y se han adaptado los gráficos a los tiempos que corren con un acierto casi perfecto.

Aún así, también existe la posibilidad de pixelar a nuestros protagonistas y volver a jugar con los mismos frames que lo hicimos en los 90.

El sonido es otra obra de arte, de hecho es lo más destacable a la hora de sumergirnos de lleno en un beat’em up de los 90.

La banda sonora creada para la ocasión no tiene nada que envidiar a la mítica de Yuzo Koshiro.

Y si la echas de menos en Streets of Rage 4 se puede elegir, además, entre las bandas sonoras de las dos primeras entregas.

Conclusión

Un título muy esperado, que había generado muchas expectativas y cumple todas ellas con creces.

Tal vez, este Streets of Rage 4 esté un poco encaminado a todos aquellos que disfrutamos de los beat’em up en los 90 y al público más actual le parezca un título más.

A pesar de todo ello, el gran trabajo realizado hace que Streets of Rage 4 no sea una especie de nueva trilogía de Star Wars, afortunadamente.

No se puede negar que Dotemu ha hecho un buen trabajo trayéndonos este Street of Rage 4, su próximo lanzamiento será otro clásico: Windjammers 2.

Por último, comentar que Streets of Rage 4 está disponible para PS4, Xbox One, Switch y PC a través de sus tiendas online.

Si quieres recibir mi lista de correo mensual apúntate a través de este enlace, solo tienes que introducir tu dirección de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: