El año que nos deja, 2.018, ha sido un año que ha pasado muy rápido, seguramente porque he tenido un montón de cosas en la cabeza y preocupaciones, algo que en parte es positivo.

Empecé el 2.018 celebrando los 12 años de este espacio e intentando ordenar un poco mi vida de cara a mejorar mi salud mental y aclarar las ideas y objetivos para el resto del año.

Eso fue lo más positivo que me lleve de Valencia, después de estar con familiares y amigos, siendo mi objetivo principal para el 2.018.

Indudablemente, no podía ir peor que 2.017 y sinceramente, muchas cosas han cambiado, a mejor desde enero del año pasado.

Febrero me lo pasé negociando y preparando la documentación para hipotecarme y adquirir una vivienda en Marbella, con los cambios que ello iba a traer.

Dejaba atrás las jornadas de coche, vivir en una casa de alquiler en la playa, muy bonita, pero poco preparada para los inviernos húmedos de la Costa del Sol.

Cambiaba estar en medio de la nada por una ciudad de tamaño mediano, con todos los servicios.

Para reformar mi futura vivienda aproveché el mes de marzo, en el cual, volví a visitar Malta por motivos de trabajo.

Mientras tanto seguía con mi nueva vida, cuidando la alimentación y haciendo cada vez más deporte.

En abril llegó el momento de mudarme a mi nueva casa, es bastante impresionante llegar a un apartamento y que esté totalmente vacío.

Paredes blancas, cajas y más cajas que van llegando, era mi segunda mudanza en poco más de dos años.

Afortunadamente, mi familia estuvo ahí en ese momento que fue bastante extraño.

Cuando se fueron me quedaba sólo en un sitio en el que no quería estar pero que al fin y al cabo era donde debía estar si quería seguir viendo a mi hijo.

Por ese motivo y para seguir aclarando mis ideas y mi cabeza, decidí empezar a complementar mis lecturas filosóficas con visitas al psicólogo.

Eso hizo que añadiera a mis hábitos la meditación y empezará a practicar yoga, una búsqueda de equilibrio mental.

Mayo se paso muy rápido y ya estaba el verano a las puertas, cuanto iba a agradecer no tener que coger el coche en esa época del año. A finales de mes estuve por segunda vez en Malta.

En junio, mi hijo y yo pasamos un fin de semana en Cádiz, aprovechando la Feria de Marbella.

Estábamos ya en verano y aproveche para leer algunos libros, estrenar móvil o hacer senderismo.

Julio fue un mes 100% veraniego: libros, cervezas, buenas cenas, visitas de amigos.. solo echaba de menos a mi hijo que ya estaba disfrutando de sus vacaciones con la familia.

Por eso, lo primero que hice en agosto fue ir a celebrar mi cumpleaños con mi familia y mi hijo.

Aunque el mes de agosto de 2.018 ha sido bastante movido: vacaciones con la familia, festivales, Feria de Málaga, fin de semana en Madrid y vuelta a visitar la familia.

Septiembre iba a suponer la vuelta a la rutina, aunque tenía ya planeadas unas vacaciones a finales de mes.

Unas vacaciones de dos semanas en Portugal, visitando la zona sur, el Algarve y su capital, Lisboa.

En octubre, llegaba el momento de visitar algunas zonas de Andalucía, el sur de la provincia de Córdoba y Sevilla.

Finalmente, llegaba la fibra óptica a mi nueva vivienda, sólo habían pasado 5 meses.

Noviembre ha sido un mes bastante tranquilo: películas, series, videojuegos.. un mes de lo más otoñal.

En el trabajo, después de algunos cambios me habían asignado a un nuevo proyecto que vio la luz durante ese mes, así que llegaban algunas satisfacciones en ese ámbito.

Diciembre supone el cierre de este 2.018, la verdad es que ha supuesto un pequeño bajón para mí, porque me he relajado un poco en las rutinas que tanto me costó adquirir, así que el objetivo en el nuevo año será volver a la senda marcada.

Aún me quedan algunos borradores de 2.018, sobretodo los relacionados con las cervezas que he bebido, ha habido varios maratones: la visita a Madrid, la visita a Lisboa [1][2] o el calendario de adviento [1][2][3]

Eso sumado a que he estado enfermo dos semanas y me ha supuesto tener que aflojar el ritmo, tanto en el trabajo (afortunadamente ya estaba todo encauzado de cara a Navidades) como con mis vacaciones en casa (me he pasado una semana en la cama)

Honestamente, espero que todos aquellos que siguen leyendo este espacio, hayan tenido un buen 2.018 y sobretodo que estén preparados para afrontar con todas las energías posibles el 2.019.

Personalmente, va a ser un año especial: 13 años de Mareos de un Geek, 40 años a mis espaldas, muchas ilusiones y proyectos.. seguro que va a ser un buen año.